RSS

Adoptar una alimentación saludable es útil en el trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

03 Abr

Autora: Megan Brooks

Cuando el tratamiento farmacológico no logra controlar el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), o es inaceptable, vale la pena de intentar el adoptar una alimentación «saludable», eliminar los alimentos que predisponen al TDAH y añadir suplementos con ácidos grasos omega-3 , indica un nuevo estudio publicado recientemente en Pediatrics.

Los autores escriben: «El incremento reciente del interés en esta forma de tratamiento del TDAH y sobre todo en el empleo de suplementos de ácidos grasos omega, la importancia de la deficiencia de hierro y el evitar una alimentación “de tipo occidental” vuelve oportuno el análisis».

Muchos progenitores y médicos siguen interesados en los cambios de la alimentación y la dieta, sobre todo los progenitores que desean encontrar una alternativa a los medicamentos estimulantes o un tratamiento complementario. Sin embargo, dicen los autores, sigue siendo un tema «polémico».

Para su análisis, el Dr. J. Gordon Millichap, y Michelle M. Yee, CPNP, del Children’s Memorial Hospital en Chicago, Illinois, llevaron a cabo en PubMed una búsqueda de estudios pertinentes sobre el papel de la alimentación y los suplementos alimentarios en el tratamiento de los niños con TDAH.

Hacen notar que sus recomendaciones en torno a la dieta y los suplementos dietéticos están basadas en un análisis crítico de los datos y su propia experiencia en una clínica neurológica de niños y adolescentes con TDAH.

No son recomendables las dietas de eliminación

El Dr. Millichap y la Srta. Yee señalan que tal vez «el tratamiento complementario o alternativo más promisorio y práctico» sea adoptar un tipo de alimentación «saludable» y omitir alimentos que predispongan al TDAH o que puedan agravar el trastorno. Estos alimentos comprenden comida rápida, carnes rojas, carnes procesadas, papas fritas, alimentos lácteos con alto contenido de grasas y refrescos.

Hacen alusión a un estudio «muy interesante» publicado el año pasado en el cual se identificó un vínculo entre el TDAH en adolescentes y un tipo de alimentación «de tipo occidental» que era rica en materia grasa, azúcares refinados y sodio y bajo en fibra, folato y ácidos grasos omega-3 (Howard et al, J Atten Disord 2011;15:403-411). El TDAH no se relacionó con ningún tipo de alimentación «saludable» rica en pescado, verduras, frutas, leguminosas y alimentos a base de grano entero.

El adoptar un tipo de alimentación saludable «puede representar un método de tratamiento alternativo del TDAH que dependa menos de medicamentos», escriben los autores del presente estudio.

También hacen notar que aunque muchos padres refieren agravamiento de los síntomas de hiperactividad de los niños después que consumen alimentos y bebidas que contienen azúcar o aspartamo —y estudios esporádicos que respaldan las observaciones de los progenitores— en la mayor parte de los estudios comparativos no se ha identificado ningún efecto dañino importante del azúcar o el aspartamo.

Además, dicen que el eliminar el azúcar y el aspartamo y adoptar alimentaciones libres de aditivos es complejo, problemático y a menudo impráctico; estas medidas están indicadas sólo en algunos casos.

Los suplementos de ácidos grasos son útiles

Se han comunicado bajas concentraciones de ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) de cadena larga en el plasma y los eritrocitos de niños con TDAH en comparación con sus compañeros sin TDAH, hacen notar el Dr. Millichap y la Srta. Yee. Algunos estudios han demostrado una reducción de los síntomas de TDAH tras los suplementos de AGPI, aunque no se han llegado a conclusiones definitivas.

Sin embargo, los autores observan que «con base en los estudios de eficacia y tolerabilidad, utilizamos dosis de 300 a 600 mg/día de ácidos grasos omega-3 y 30 a 60 mg/día de ácidos grasos omega-6, continuados durante dos o tres meses, o por más tiempo si fue necesario».

«Como tratamiento inicial o complementario, nos llegan informes esporádicos de mejores grados escolares y mejoría de los síntomas de TDAH, sin que se presenten efectos adversos. La mayoría de los padres se muestran entusiastas en intentar los suplementos dietéticos, pese a nuestra explicación de sólo un probable beneficio y de que no se dispone de pruebas de su eficacia», hacen notar.

También señalan que son recomendables los suplementos de hierro y cinc cuando hay una deficiencia conocida de estos minerales, ya que esto puede «mejorar la eficacia» del tratamiento con estimulantes.

El Dr. Millichap y la Srta. Yee han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

 

Referencias:

Pediatrics. Published online January 9, 2012. Abstract

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 3 abril, 2012 en Uncategorized

 

Dime que opinas:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: