RSS

Archivos Mensuales: mayo 2012

Los niños que ven más televisión tienen los peores hábitos alimentarios

Los niños que pasan mucho tiempo frente a la televisión tienen peores dietas en general, halla un nuevo estudio de estudiantes de intermedia de EE. UU.

La investigación no prueba que ver tele tenga algo que ver con lo que comen los niños, y otros factores, como el estilo de crianza, podrían ser más importantes que el tiempo que pasan viendo “American Idol” o “Bob Esponja”.

Pero “mientras más televisión uno ve, menos probable es que coma frutas y verduras todos los días, y más probable es que coma cosas como dulces y refrescos, que coma en restaurantes de comida rápida e incluso que se salte el desayuno”, señaló la autora del estudio Leah Lipsky, científica del personal del Instituto de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver. Investigaciones anteriores han relacionado ver más televisión con obesidad en los niños, apuntó, quizás debido a que los niños son menos activos y comen más refrigerios.

Pero Ronald Iannotti, coautor del estudio que también es científico del instituto, dijo que el tema es complejo. Por ejemplo, en algunos casos, los chicos que son más activos tienden a ver más televisión.

“Hay cierta evidencia de que la televisión podría ser su [propio] factor de riesgo exclusivo. Tal vez se deba a que la tasa metabólica es tan baja que es simplemente peor que hacer cualquier otra cosa”, comentó Iannotti.

Los investigadores buscaban comprender mejor cómo ver televisión afecta la dieta. Examinaron datos de una encuesta de 2009-2010 de más de 12,600 niños de EE. UU. entre quinto y décimo cursos, con una edad promedio de trece años. Los hallazgos aparecen en la edición de mayo de la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

El estudio halló que los que más televisión veían eran un poco más propensos a comer dulces y comida rápida, y a saltarse el desayuno, incluso cuando los investigadores ajustaron sus estadísticas para que no se vieran sesgadas por factores como el uso de computadoras y la actividad física.

Además, los hábitos alimentarios parecieron deteriorarse según la edad, el sexo y la raza. Los hábitos de alimentación malsanos eran más comunes entre los estudiantes mayores que entre los más jóvenes, y más prevalentes entre los chicos y los estudiantes negros o hispanos que entre las chicas y los estudiantes blancos.

“En algunos casos, el efecto es muy pequeño. Por otro lado, esos efectos pueden ser inmensos cuando se piensa incluso sobre un aumento ligero en la ingesta alimentaria que afecte a 200,000 estudiantes de sexto curso”, señaló Iannotti.

Una nota positiva fue que los que más refrigerios comían mientras veían la tele también comían más frutas (además de más dulces, refrescos y comida rápida).

Entonces, ¿tiene la televisión la culpa? Los investigadores reconocieron que otros factores podrían tener algo que ver, como los padres que permiten tanto que los niños vean televisión como que tengan dietas malas. Los autores del estudio no tomaron en cuenta las reglas familiares.

Los autores dijeron que investigaciones futuras deben intentar aclarar las contribuciones independientes de los anuncios de comida, el tiempo que se pasa frente a la televisión y los refrigerios frente a la tele en el consumo de comida entre los niños. Si resulta que sí existe una relación causal, se deben hacer intentos por limitar el tiempo de uso o mejorar el contenido nutricional de los alimentos anunciados por televisión, apuntaron.

Frederick Zimmerman, presidente del departamento de servicios de salud de la Facultad de Salud Pública Fielding de la Universidad de California, en Los Ángeles, dijo que el estudio se llevó a cabo bien pero que “está un poco por detrás de la curva actual de investigación” sobre los efectos de los anuncios de comida sobre la salud y la conducta alimentaria.

“Otras investigaciones han mostrado que la actividad física tiende a hacernos desear las cosas que son más sanas para nosotros, ya sea en el campo alimentario o del entretenimiento”, aseguró Zimmerman. “Estamos diseñados para la actividad física diaria y regular (sobre todo al aire libre), y es el estado natural y disfrutable de los seres humanos. Si podemos disfrutar de una actividad física regular, podemos prescindir de parte de la ansiedad sobre la televisión y la dieta, porque desearemos lo que es bueno para nosotros de forma natural”.

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 mayo, 2012 en nutricion, salud

 

Los científicos demuestran como la dependencia al Internet afecta el cerebro humano

La adicción a Internet ha por primera vez ha relacionado con los cambios en el cerebro similares a los que se observan en las personas adictas al alcohol, cocaína y cannabis. En un revolucionario estudio, los investigadores utilizaron escáneres de resonancia magnética para detectar anomalías en el cerebro de los adolescentes que han pasado muchas horas en Internet, en detrimento de su bienestar social y vida personal. El hallazgo podría arrojar luz sobre otros problemas de comportamiento y conducir al desarrollo de nuevos enfoques de tratamiento, dijeron los investigadores. Se estima que un 5 a 10 por ciento de los usuarios de Internet se cree que son adictos – es decir, son incapaces de controlar su uso. La mayoría son jugadores de juegos que se convierten en lo Absorto en la actividad que vaya sin comer ni beber durante largos periodos y su educación, trabajo y relaciones sufren. Henrietta Bowden Jones, psiquiatra en el Imperial College de Londres, que dirige Única clínica del NHS del Reino Unido para los adictos a Internet y los jugadores con problemas, dijo: “La mayoría de las personas que vemos con la adicción a Internet son los jugadores serios – las personas que pasan de largo horas en papeles en varios juegos que les hacen caso omiso de sus obligaciones. Tengo visto a personas que dejaron de asistir a conferencias en la universidad, no sus títulos o sus matrimonios se rompieron porque eran incapaces de conectar emocionalmente con nada fuera del juego. “Aunque la mayoría de la población estaba pasando ya en línea, que no había evidencia de la adicción, dijo. “Es diferente. Lo estamos haciendo porque la vida moderna nos obliga a vincular a lo largo de la red en lo que respecta a puestos de trabajo, conexiones profesionales y sociales -, pero no en una manera obsesiva. Cuando alguien viene y te dice que no he dormido esta noche ya que pasó 14 horas jugando, y que era la misma la noche anterior, y trató de detener pero no pudieron – usted sabe que tiene un problema. Se tiende a ser el juego que atrapa a la gente. “Investigadores en China escanearon los cerebros de 17 adolescentes con diagnóstico de “Internet enfermedad de la adicción “que habían sido remitidos al Centro de Salud Mental de Shanghai, y compararon los resultados con los análisis de 16 de sus compañeros. Los resultados mostraron que el deterioro de las fibras de sustancia blanca en el cerebro de conectar las regiones involucradas en el procesamiento emocional, la atención, la toma de decisiones y el control cognitivo. Cambios similares en la materia blanca se han observado en otras formas de adicción a sustancias como el alcohol y la cocaína. “Los resultados sugieren que la integridad de la sustancia blanca puede servir como un nuevo tratamiento potencial de destino en el trastorno de adicción a Internet “, dicen en la línea de la revista Public Library Una Ciencia. Los autores reconocen que no pueden decir si el cerebro cambia son la causa o la consecuencia de la adicción a Internet. Podría ser que los jóvenes Con los cambios cerebrales observados son más propensos a convertirse en adictos.
El profesor Michael Farell, director de la Nacional sobre Drogas y Alcohol Research Centre.
 
Deja un comentario

Publicado por en 18 mayo, 2012 en salud

 

El consumo de café relacionado con menor riesgo de muerte

 La controversia sobre si el café es dañino o saludable acaba de recibir una sacudida. Los resultados del mayor estudio realizado hasta la fecha indican que el consumo de café se asoció inversamente con la mortalidad total y específica de causa.

Los hombres que bebían de 2 a 3 tazas de café al día tuvieron una disminución del 10% en su riesgo de muerte durante los 13 años del estudio en comparación con los hombres que no bebían café. Las mujeres que bebían 2 a 3 tazas de café al día tuvieron una disminución del 13% en su riesgo de muerte.

El estudio, dirigido por Neal Freedman, PhD, de la División de Epidemiología del Cáncer y Genética, Instituto Nacional del Cáncer, Institutos Nacionales de Salud, Rockville, Maryland, y sus colegas, aparece en la edición de mayo del New England Journal of Medicina .

“Se ha prestado considerable atención a la posibilidad de que el café puede aumentar el riesgo de enfermedades del corazón, sobre todo porque el consumo de café se ha asociado con un aumento de los niveles de baja densidad de colesterol de lipoproteínas y de corto plazo el aumento de la presión arterial”, señalan los autores.

Sin embargo, los resultados de estudios anteriores que buscan en la que la asociación han sido inconsistentes.Los autores dicen que puede ser debido a diferencias en la forma en que se han realizado estudios (casos y controles frente a los diseños futuros de estudio) o porque los investigadores anteriores no han controlado de forma adecuada las potenciales variables de confusión tales como el consumo de tabaco.

Además de las posibles limitaciones, señalan los autores, el número total de muertes examinadas en los estudios anteriores ha sido relativamente pequeño.

En un esfuerzo para resolver esos problemas, este grupo de investigadores se registró en la asociación del consumo de café con un total posterior y mortalidad por causas específicas, en 229,119 hombres y 173,141 mujeres que completaron los cuestionarios como parte de los Institutos de amplio alcance Nacional de la Salud-AARP Diet y el Estudio de la Salud.

Al participar en el estudio, los participantes recibieron cuestionarios que, entre otras cosas, les preguntó sobre su consumo de café. Edad en que la evaluación inicial varió de 50 a 71 años. Las personas con cáncer o enfermedades del corazón y los que tenían antecedentes de accidente cerebrovascular fueron excluidos del estudio.

Durante el estudio de 13 años (1995 – 2008), 33,731 hombres y mujeres que murieron 18.784. Cuando los investigadores utilizaron modelos ajustados a la edad para evaluar los resultados, encontraron que el riesgo de muerte se elevan a los bebedores de café en comparación con aquellas personas que no bebían café.

Sin embargo, aquellos que bebían café también tenían más probabilidades de ser fumadores, y cuando los investigadores ajustaron el consumo de tabaco, así como otras posibles variables de confusión, surgió un panorama muy diferente.

“En este gran estudio prospectivo de cohorte EE.UU., se observó una asociación inversa dosis-dependiente entre el consumo de café y la mortalidad total, después de ajustar por posibles factores de confusión (el consumo de tabaco, en particular)”, escriben.

Más específicamente, se encontró que los hombres que consumían 6 o más tazas de café al día tenían 10% menos de probabilidades de morir durante el período de estudio que los hombres que no bebían café. Para las mujeres, la reducción del riesgo fue aún mayor, el 15%.

Los cocientes de riesgo para la mortalidad en los hombres que tomaban café en comparación con los hombres que no ( P <0,001 para la tendencia la mayoría de categorías) fueron los siguientes:

  • menos de 1 taza de café por día: 0.99 (95% intervalo de confianza [IC]: 0,95 a 1,04),
  • 1 taza de: 0,94 (IC del 95%, 0,90 – 0,99),
  • 2 a 3 tazas: 0,90 (IC del 95%, 0,86 a 0,93), la
  • 4 a 5 tazas: 0,88 (IC del 95%, 0,84 a 0,93), y
  • 6 o más tazas de café: 0,90 (IC del 95%, 0,85 a 0.96).

Proporciones correspondientes de peligro para las mujeres ( P <0,001 para la tendencia la mayoría de categorías) fueron los siguientes:

  • menos de 1 taza de café por día: 1.01 (IC 95%: 0,96 a 1,07),
  • 1 taza de: 0,95 (IC del 95%, 0,90 a 1,01),
  • 2 a 3 tazas: 0,87 (IC del 95%, 0,83 a 0,92), la
  • 4 a 5 tazas: 0,84 (IC del 95%, 0,79 – 0,90), y
  • 6 o más tazas de café: 0,85 (IC del 95%, 0,78 a 0,93).

En cuanto a la mortalidad por causas específicas, los investigadores dicen que observaron asociaciones inversas de muertes a causa de enfermedades del corazón, embolias, diabetes, enfermedades respiratorias, infecciones, lesiones y accidentes, pero el mismo no fue el caso de las muertes por cáncer.

“En contraste, no hubo asociación significativa entre el consumo de café y las muertes por cáncer en las mujeres”, dicen los investigadores. También encontraron una asociación positivos en el límite en los hombres. De las 13.402 muertes por cáncer, 880 muertes fueron en hombres que consumían al menos 6 tazas de café al día (razón de riesgo 1,08, IC 95%, 0,98 a 1,19; P = 0,02 para la tendencia).

Las tasas de mortalidad fueron similares en todos los subgrupos, los investigadores señalan. Eso incluyó a personas que nunca habían fumado, así como aquellos que al inicio del estudio se describieron como un estado de salud muy buena o excelente.

Los autores destacan varias limitaciones del estudio. Por un lado, el consumo de café se evaluó en un solo punto en el tiempo (a la entrada en el estudio), por lo que es posible que los patrones de consumo podría haber cambiado con el tiempo.

Además, los investigadores señalan que carecían de detalles sobre cómo los participantes del estudio preparado el café, y podría ser que los atributos saludables y / o perjudiciales del café podrían cambiar dependiendo de cómo se prepara.

Sin embargo, se nota, este estudio fue más grande que cualquier estudio anterior, y fue el número de muertes (> 52.000), más del doble que en cualquier estudio anterior.

“Nuestros resultados proporcionan tranquilidad con respecto a la preocupación de que el consumo de café podría afectar negativamente a la salud”, concluyen.

La investigación fue apoyada por el Programa de Investigación Intramural del Instituto Nacional de Salud, Instituto Nacional del Cáncer, la División de Epidemiología del Cáncer y Genética. Los autores han declarado no tener conflictos de intereses.

N Engl J Med . 2012; 366:1891-1904. Resumen

 
Deja un comentario

Publicado por en 17 mayo, 2012 en salud

 

Un mayor consumo de proteínas mejora el equilibrio calórico de niños en estado crítico

(Reuters Health)

Un meta-análisis sugiere que en los niños conectados a un respirador mecánico, el aumento del consumo de proteína estaría asociado con un equilibrio calórico positivo.

“La administración óptima de proteína y de calorías permite compensar la transformación de las proteínas durante la fase catabólica de la enfermedad crítica. No hacerlo provocaría un equilibrio negativo de proteínas y la posible pérdida de tejido muscular con malos resultados clínicos”, explicó el doctor Nilesh M. Mehta.

En Journal of Pediatrics, el equipo de Mehta, del Hospital de Niños de Boston, publica que las guías de administración de calorías y proteína durante un estado de enfermedad crítico parten de pruebas limitadas.

Se desconoce cuáles son las cantidades óptimas para prevenir o reducir el riesgo de que el paciente pierda masa corporal magra y el nuevo análisis tampoco aporta pruebas definitivas.

La revisión incluyó nueve estudios sobre un total de 347 niños. Cinco eran estudios aleatorizados y controlados, que habían comparado la administración de distintos niveles de proteína. Uno no había incluido un grupo de control y tres eran observacionales.

Las cohortes estudiadas eran distintas: una incluía niños con traumatismos craneales graves, mientras que otra, por ejemplo, incluía niños operados por cardiopatías congénitas.

Además, el equipo aclara que “ante la falta de determinación del gasto energético, no pudo apreciarse el equilibrio calórico real, y su papel en el alcance del equilibrio proteico sigue siendo incierto”.

De todos modos, sostuvo Mehta, “el equilibrio positivo del nivel de proteína sólo se observó en los pacientes con un consumo diario mínimo de 1,5 g/kg y de 57 kcal/kg”.

“Desafortunadamente, en un estudio internacional reciente sobe unos 500 niños hallamos una administración de nutrientes muy por debajo de aquellos umbrales”, dijo el experto.

“Las próximas investigaciones deberían tratar de optimizar el consumo de proteína y de calorías para prevenir la pérdida de tejido muscular durante las enfermedades críticas pediátricas”, añadió.

El equipo concluye que “existe una gran necesidad de contar con estudios sobre intervenciones claramente definidas, sobre muestras más grandes, con una metodología uniforme y reproducible, y con información longitudinal”.

 
Deja un comentario

Publicado por en 14 mayo, 2012 en nutricion, Pediatria, salud

 

Más evidencia sobre el consumo de gaseosas: podría aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular

Un nuevo análisis del Estudio de Salud  proporciona más evidencia de que beber refrescos con azúcar y baja en calorías puede aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular, independientemente de factores de riesgo cardiovasculares establecidos dietéticos y no dietéticos.

En comparación con soda azucarada y sin azúcar, el café y el consumo de café descafeinado se relacionó con menor riesgo de accidente cerebrovascular.

“En este momento, no tenemos un mecanismo biológico para explicar la buena asociación que encontramos con soda baja en calorías y el accidente cerebrovascular, por lo que son cautelosos en nuestra interpretación de este hallazgo”, director de investigación de Adam Bernstein, MD, ScD, de el Instituto de Bienestar de la Clínica Cleveland en Lyndhurst, Ohio, quien dirigió el estudio, dijo a Medscape Medical News .

“Hay una buena razón, por el contrario, ¿por qué las bebidas azucaradas puede estar asociado con el accidente cerebrovascular”, dijo. La carga de azúcar puede dar lugar a un rápido aumento en la glucosa e insulina en sangre, que con el tiempo conduce a la intolerancia a la glucosa, resistencia a la insulina y la inflamación, que a su vez puede influir en la aterosclerosis, la estabilidad de la placa y la trombosis, explicó.

“Damos la bienvenida a los estudios metabólicos mirando a los diferentes compuestos de refresco bajo en calorías y ver la forma en que podría estar relacionado con la inflamación, resistencia a la insulina o intolerancia a la glucosa”, agregó el doctor Bernstein.

El estudio fue publicado en línea el 04 de abril en el American Journal of Clinical Nutrition .

Bebidas saludables

El equipo de estudio examinó los patrones de consumo de refrescos en relación con el riesgo de ictus en 84,085 mujeres seguidas durante 28 años como parte del Estudio de Salud  y los futuros de los 43,371 hombres seguidos durante 22 años como parte de los profesionales de la salud de seguimiento prospectivo de dicho estudio.

Ellos documentaron 1416 “ataques” en los hombres durante 841,770 años-persona de seguimiento y 2938 accidentes cerebrovasculares en las mujeres durante más de 2,1 millones de personas-años de seguimiento. La mayoría de los accidentes cerebrovasculares isquémicos.

El riesgo relativo (RR) para el accidente cerebrovascular total de 1 o más porciones de refrescos endulzados con azúcar por día, en comparación con ninguno, fue de 1,16 (IC del 95% intervalo de confianza [IC]: 1,00 a 1,34). Un nivel similar de riesgo fue evidente para 1 o más porciones de refrescos bajos en calorías por día (RR, 1,16, IC 95%, 1,05 a 1,28).

“Cuando controlamos la influencia de la diabetes y la hipertensión, los resultados fueron un poco más débil es pero presente todavía”, señaló el doctor Bernstein. “Esto sugiere que las bebidas gaseosas puede conducir a cambios en la presión arterial o de glucosa en la sangre a través del tiempo, pero eso no explica toda la historia. Hay probablemente otras vías que no son capaces de identificar en este estudio.”

“La carga de la carrera sigue siendo enorme y todo lo que podemos hacer para tratar de evitar que la enfermedad está asegurada. Hay bebidas saludables por ahí”, añadió el doctor Bernstein.

En el análisis actual, en comparación con 1 porción de refresco endulzado con azúcar al día, 1 porción de café descafeinado por día se asoció con un riesgo 10% menor de accidente cerebrovascular (95% IC, 1% – 19%) y 1 porción de café con cafeína por día con un 9% menos de riesgo de accidente cerebrovascular (95% IC, 0% – 17%). Similares reducciones estimadas en el riesgo se observaron cuando con cafeína o descafeinado fue sustituido por refresco bajo en calorías.

A diferencia de soda, el café contiene ácidos clorogénico, lignanos, y magnesio, que actúan como antioxidantes y los mediadores del metabolismo de la glucosa y puede reducir el riesgo de accidente cerebrovascular, afirman los autores.

Fortalezas del análisis incluyen la futura (y repetir) la recopilación de datos sobre el consumo de refrescos dietéticos y otros factores de estilo de vida y, lo que ayudó a minimizar el potencial de sesgo de recuerdo o de la causalidad inversa y, además, la alta tasa de seguimiento reduce el sesgo debido a la pérdida de durante el seguimiento. “Sin embargo, debido a la naturaleza observacional de este estudio, no podemos excluir la posibilidad de confusión residual y no medida”, dicen los investigadores.

Moderación “parece razonable”

Comentando sobre el estudio de Medscape Medical News , Larry B. Goldstein, MD, profesor de medicina (neurología) y director del Centro de Accidentes Cerebrovasculares de Duke en Durham, Carolina del Norte, dijo que “es una observación interesante, pero hay que recordar que este es un estudio epidemiológico que muestra una asociación, no la causalidad. “

“Este tipo de estudios”, añadió el Dr. Goldstein, “siempre están sujetas a los efectos de factores no medidos Además, los efectos reportados se reduce cuando se controla la diabetes y la hipertensión arterial el mensaje:… La moderación parece razonable”

Los datos del Estudio del Norte de Manhattan informó en el 2011 el apoyo de la Conferencia Internacional Carrera de la asociación de soda tiempos.

Como informó Medscape Medical News , que el estudio encontró que las personas que consumen soda de dieta todos los días experimentaron un riesgo 61% mayor de eventos vasculares que aquellos que bebían ningún refresco.

El riesgo persistió después del ajuste para el síndrome metabólico, enfermedad vascular periférica, y la historia de la enfermedad cardíaca (riesgo relativo: 1,48, IC 95%, 1,03 a 2,12).

El estudio fue financiado por los Institutos Nacionales de Salud y el Departamento de Salud y Servicios Humanos. El doctor Bernstein fue apoyada por el Programa de Nutrición de la Universidad de Harvard Humanos.Los autores y el doctor Goldstein no han revelado las relaciones financieras pertinentes.

Am J Clin Nutr . 2012; 95:1190-1199. Resumen

 
Deja un comentario

Publicado por en 9 mayo, 2012 en nutricion, salud

 

¿Son las mujeres con un historial de experiencias violentas más propensos a tener relaciones sexuales de riesgo?

Las mujeres que han experimentado múltiples formas de violencia, a partir de ser testigos de los crímenes de barrio o ser víctimas de malos tratos, son más propensos a involucrarse en conductas sexuales de riesgo, según un nuevo informe en la Psicología de la Violencia .

Los investigadores de los Centros del Hospital Miriam de Medicina del Comportamiento Preventivo afirman  que ciertos patrones de violencia en la niñez y la edad adulta puede hacer que una mujer sea más propensa a tomar riesgos significativos sexuales, como tener relaciones sexuales sin protección o de un alto número de parejas sexuales.

Los resultados ofrecen una nueva visión sobre la relación conocida entre la exposición a la violencia y el VIH / ETS y los comportamientos de riesgo, especialmente entre los de bajos ingresos, las mujeres urbanas, que pueden experimentar altas tasas de violencia.

“Lamentablemente, nuestros resultados muestran que muchas mujeres deben hacer frente a múltiples formas de violencia, y que algunas combinaciones de experiencias violentas a las mujeres en riesgo de contraer VIH, otras ETS o embarazos no planeados – para no mencionar los riesgos de la violencia en sí misma”, dijo el autora Jennifer Walsh, Ph.D., del Hospital de Miriam Centros de Medicina del Comportamiento y Preventiva.

Aunque investigaciones previas han relacionado el comportamiento de riesgo sexual y diversas formas de violencia, incluyendo el maltrato infantil y abuso sexual, violencia de pareja y la exposición a la violencia en la comunidad – muy pocos estudios han examinado los patrones de violencia y su impacto en comportamientos sexuales de riesgo, a pesar de algunos las mujeres experimentan múltiples tipos de violencia.

El estudio actual incluyó a 481 mujeres que asistían a una clínica de ETS urbana que fueron evaluados por la historia anterior de la violencia y las conductas sexuales actuales y asunción de riesgos. Las mujeres eran principalmente afro-americanos y la mayoría estaban en desventaja socioeconómica. En general, las mujeres reportaron altos índices de exposición a la violencia en comparación con la población general. Todos los tipos de violencia están relacionados entre sí, con las mujeres que han experimentado un tipo de violencia son más propensos a experimentar otras formas también.

Usando una técnica estadística conocida como análisis de clases latentes para encontrar patrones comunes en los datos, los investigadores identificaron cuatro clases de mujeres con diferentes experiencias de violencia: las mujeres con baja exposición a la violencia (39 por ciento), las mujeres que estuvieron expuestas a la violencia en la comunidad predominantemente (20 por ciento), las mujeres que estuvieron expuestos principalmente al maltrato infantil (23 por ciento), y las mujeres que han experimentado múltiples formas de violencia (18 por ciento).

El equipo encontró que las mujeres que reportaron haber experimentado múltiples formas de violencia y aquellos que fueron expuestos a la violencia en la comunidad tenían los niveles más altos de comportamientos de riesgo sexual, incluyendo el número de curso de la vida de parejas sexuales y el uso de alcohol y drogas antes del sexo.

Walsh cree que el estudio tiene varias implicaciones clínicas. “Teniendo en cuenta los vínculos entre múltiples experiencias violentas y sexuales de riesgo, los médicos que trabajan con mujeres que sufren violencia o que corren el riesgo de contraer VIH / ETS puede ser necesario considerar la superposición entre los dos con el fin de impactar las consecuencias de salud sexual”, dijo .

Y añade: “El agrupamiento de los diferentes tipos de violencia sugiere que los clínicos que trabajan con mujeres que han sufrido un tipo de violencia debe preguntar acerca de otros tipos de violencia con el fin de obtener una imagen completa”.

Con el entendimiento de que múltiples experiencias de violencia son comunes en las mujeres con mayor riesgo sexual, Walsh también sugiere tener personas intervencionistas que trabajen para reducir el riesgo de VIH y, poder proporcionar a las mujeres  recursos para hacer frente a la pareja y la violencia en la comunidad, o para la superación de maltrato infantil o abuso. Del mismo modo, los que trabajan con las mujeres que sufren violencia de pareja o de otras formas de violencia, puede hacer frente a las estrategias de sexo seguro.

“Estos resultados también ponen de relieve cómo los individuos del contexto social y comunitario influencian de forma compleja, como los problemas sociales y de salud a menudo, y la necesidad de ampliar los programas de reducción del riesgo de incluir a las parejas, así como que se centran en las personas”, señala Michael Carey, Ph.D. ., director de los Centros del Hospital Miriam de Medicina Preventiva y del Comportamiento y de un co-investigador en el estudio.

De cualquier manera, los autores dicen que se necesitan más investigaciones para comprender mejor cómo y por qué las experiencias violentas se asocian con conductas sexuales de riesgo para desarrollar intervenciones más eficaces.

Walsh dice que la investigación es especialmente oportuna, que viene inmediatamente después de un reciente memorando presidencial el establecimiento de un grupo de trabajo conocido como “Intersección del VIH / SIDA, la violencia contra mujeres y niñas, y relacionadas con el género Disparidades de Salud.” El grupo de trabajo pretende abordar tanto la creciente incidencia de VIH entre las mujeres y las niñas, así como las crecientes tasas de violencia doméstica y asalto sexual.

Link Artículo original: Are women with a history of violent experiences more likely to have risky sex?

 
Deja un comentario

Publicado por en 9 mayo, 2012 en Abuso, salud

 

¿Cómo puedo ayudar a mis hijos a desarrollar hábitos saludables de alimentación?

Al enseñar a sus hijos hábitos alimenticios saludables, usted puede mantener un peso saludable. Además, los hábitos alimenticios de sus hijos se mantiene cuando son jóvenes, y les ayudará a mantener un estilo de vida saludable cuando sean adultos.

Uno de los enfoques más importantes para comer está en ir reduciendo el consumo de grasas.Las Maneras sencillas de lograr esto incluyen el consumo de productos lácteos bajos en grasa o sin grasa, aves sin piel, carnes magras, panes bajos en grasa o sin grasa y cereales.

Si no está seguro acerca de cómo seleccionar y preparar una variedad de alimentos para su familia, consulte a un médico o un dietista registrado para consejos de nutrición.

Es importante que usted no coloque a su hijo con sobrepeso  en una dieta restrictiva. Los niños nunca deben ser colocados en una dieta restrictiva para perder peso a menos que un profesional la supervise por razones médicas.

Otros enfoques que los padres pueden tomar para desarrollar hábitos alimenticios saludables en sus hijos son:

  • Orientar las decisiones de su familia en lugar de “dictar” alimentos. Realizar una gran variedad de alimentos saludables disponibles en la casa. Esta práctica ayudará a sus niños a aprender a elegir alimentos saludables.
  • Anime a sus hijos a comer despacio. Un niño puede detectar el hambre y la saciedad al comer más despacio.
  • Coman juntos como una familia tan a menudo como sea posible. Trate de hacer las comidas agradables para conversar y compartir, no un momento para regañar y discutir.Si las comidas son desagradables, los niños pueden tratar de comer más rápido para salir de la mesa tan pronto como sea posible. A continuación, puede aprender a asociar la comida con el estrés.
  • Involucre a sus niños en las compras de alimentos y preparación de las comidas. Estas actividades le dará pistas sobre las preferencias alimenticias de sus hijos, una oportunidad para enseñar a sus hijos acerca de la nutrición, y proporcionar a sus hijos con una sensación de logro. Además, los niños pueden estar más dispuestos a comer o probar alimentos que ayudan a preparar.
  • Plan para la merienda. Refrigerios continuos pueden llevar a comer en exceso, pero los refrigerios planeados a horas específicas durante el día pueden ser parte de una dieta nutritiva, sin echar a perder el apetito del niño durante las comidas. Usted debe hacer meriendas nutritivas como sea posible, sin privar a sus hijos de los dulces o galletas ocasionales, especialmente en las fiestas u otros eventos sociales.
  • Desalentar las comidas o bocadillos mientras ven la televisión. Trate de comer sólo en áreas designadas de su casa, como el comedor o la cocina. Comer frente al televisor puede hacer que sea difícil prestar atención a la sensación de saciedad, y puede conducir a comer en exceso.
  • Anime a sus hijos a elegir el agua como su bebida. Sobre el consumo de bebidas azucaradas y refrescos se ha relacionado con mayores tasas de obesidad en los niños.
  • Trate de no usar la comida para castigar o premiar a sus hijos. La retención de la comida como un castigo puede llevar a los niños a preocuparse de que no van a obtener suficientes alimentos. Por ejemplo, enviar a los niños a la cama sin cenar, puede hacer que se preocupan de que va a pasar hambre. Como resultado, los niños pueden tratar de comer cada vez que tenga una oportunidad. Del mismo modo, cuando los alimentos, como los dulces, se utilizan como una recompensa, los niños pueden asumir que estos alimentos son mejores o más valiosos que otros alimentos. Por ejemplo, decirle a los niños que van a obtener postre si se comen toda la verdura, envía el mensaje equivocado acerca de los vegetales.
  • Asegúrese de que las comidas de sus hijos fuera del hogar están en equilibrio. Para saber más acerca de su programa de almuerzo escolar, o un paquete de su almuerzo para incluir una variedad de alimentos. Además, seleccione alimentos saludables cuando se come en los restaurantes.
 
Deja un comentario

Publicado por en 8 mayo, 2012 en nutricion, Pediatria, salud

 
 
A %d blogueros les gusta esto: