RSS

Archivos Mensuales: junio 2012

Manejo de la faringitis aguda en la infancia

RESUMEN

Antecedentes: Las discrepancias en el manejo  de La faringitis en niños se han reportado en Europa y los Estados Unidos, y las recomendaciones sobre el uso de los resultados clínicos, el antígeno de diagnóstico rápido con pruebas (RADTs) o cultivos de garganta, y las indicaciones para el tratamiento antibiótico ampliamente son diferentes.

Objetivo: Este artículo resume las directrices  italianas sobre el manejo de la faringitis en niños emitido por el Instituto Nacional de Salud.

Material y métodos: Un panel multidisciplinario de expertos (el Grupo de Directrices para el Desarrollo), desarrollado y utilizando una serie de preguntas clave para llevar a cabo una revisión sistemática de la literatura. Publicaciones relevantes en Inglés fueron identificados a través de una revisión sistemática de MEDLINE y la base de datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas desde su inicio el 30 de abril de 2011. Las recomendaciones finales se ajustan en función de las Directrices de clasificación italiana Nacional del Programa.

Resultados: Dieciocho preguntas clínicas se han definido, y 44 recomendaciones fueron emitidas. Ninguno de los sistemas disponibles de puntuación es lo suficientemente precisa para identificar el estreptococo del grupo A-hemolítico (EBHGA) La faringitis en los entornos con baja prevalencia de enfermedad reumática. RADT debe realizarse por personal capacitado en cada niño con una historia y  signos y síntomas sugestivos de faringitis por EBHGA. RADT no es recomendado en niños con una puntuación de 0 o McIsaac 1 con 2 signos y síntomas sugestivos de infección viral. El cultivo en los niños con resultado negativo RADT no se recomienda. Cultivo de ensayo con antibiótico ensayo de la susceptibilidad se debe realizar exclusivamente para fines epidemiológicos. Los títulos de anticuerpos por estreptococo no tienen ningún valor en el diagnóstico de faringitis aguda. El tratamiento antibiótico se recomienda cuando se ha documentado la faringitis por EBHGA. Debido a que la penicilina V no está disponible en Italia, amoxicilina (50 mg / kg / d en 2-3dosis por vía oral) durante 10 días es la primera opción de tratamiento. En los casos que no cumplen las normas, penicilina benzatínica puede ser administrado. Aunque no se recomienda de forma rutinaria debido al alto coste y amplio espectro de actividad, unos 5 días de duración con una cefalosporina de segunda generación se pueden utilizar en casos no compatibles. Los macrólidos deben de limitarse a los niños  en que se demostró hipersensibilidad a la penicilina. El ibuprofeno o el paracetamol  se recomiendan para el alivio del dolor o la fiebre asociada con malestar. Debido a que el estado de portador no está asociado con un mayor riesgo de complicaciones supurativas y el riesgo de transmisión a los contactos EBHGA es mínimo, el estado de portador no debe ser investigado y tratado. Las Recomendaciones para manejo de las complicaciones supurativas se emiten.

Conclusiones: Esta guía proporciona una revisión integral, basada en la evidencia de herramientas, para el diagnóstico y la terapia de la faringitis aguda en niños. (ClinTher.2012; 34:1442-1458)

Descargar: Guía Para manejo de faringitis aguda en niños

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 27 junio, 2012 en Pediatria, salud

 

Guía para prevenir las reclamaciones por presunta mala praxis médica, de cómo actuar cuando se producen y cómo defenderse judicialmente

Todos los médicos están expuestos a litigios judiciales por una presunta mala praxis. Más que a una negligencia médica, la mayor parte de las reclamaciones son debidas a un mal resultado o a una complicación imprevisible y/o inevitable de la enfermedad, del procedimiento diagnóstico utilizado o del tratamiento. Esto no es de extrañar, porque la medicina no es una ciencia exacta y su práctica comporta un riesgo para los enfermos. Por otra parte, el ejercicio dela medicina incide sobre los bienes más apreciados de la persona, la salud y la vida. Por tanto, es comprensible que los ciudadanos presenten reclamaciones cuando se producen situaciones que afectan negativamente a su salud y que, con o sin razón, atribuyan culpabilidad al médico. En los últimos años, se ha producido una tendencia al aumento de la litigiosidad contra médicos que puede atribuirse a las siguientes razones: 1) expectativas desmesuradas de los pacientes derivadas de los avances técnicos que hacen pensar que se pueda resolver todo; 2)pacientes más informados, a través de internet o por los medios de comunicación; 3) más conciencia de sus derechos, que justifica que los pacientes exijan relaciones más igualitarias con sus médicos y mayor respeto a su derecho a la autonomía; 4) insuficiente información de los riesgos inherentes a la exploración o procedimiento terapéutico que se propone al paciente, y 5) excesiva presión asistencial, con excesivas cargas de trabajo para el médico, que le limitan el tiempo disponible para cada paciente. Los médicos han recibido pocas enseñanzas sobre los aspectos legales de su práctica profesional y, seguramente, menos aún sobre los aspectos jurídicos relacionados con una reclamación. Muy a menudo, no conocen las disposiciones legales que regulan el ejercicio de la profesión médica, ni los derechos y obligaciones del médico para ejercer su actividad profesional en las máximas condiciones de seguridad jurídica, particularmente el respeto estricto a la autonomía del paciente para consentir acciones sobre su cuerpo. Esta guía pretende aportar información sobre las reclamación es por presunta mala praxis, la manera de prevenirlas, cómo afrontar la defensa en caso de un proceso judicial y cómo superar la crisis emocional que comporta para el médico una reclamación.

 
Deja un comentario

Publicado por en 26 junio, 2012 en salud, Varios

 

Café puede prevenir el avance a la demencia

Los pacientes con deterioro cognitivo leve (DCL) puede ser capaz de evitar el desarrollo de la demencia por beber varias tazas de café al día, los resultados de un nuevo estudio sugieren.

El estudio mostró que los pacientes con MCI (bajo nivel cognitivo)que tienen un nivel de cafeína en plasma de 1.200 ng / ml evitarían la progresión a la demencia en los siguientes 2 a 4 años.

Estos pacientes mostraron un perfil de citoquinas de plasma que era exactamente el mismo que el de la enfermedad de Alzheimer (EA) en ratones transgénicos que se les dio café con cafeína y no avanzar a la demencia.Por lo tanto es muy probable que sea la cafeína del café, y no de otras fuentes, permite la protección cognitiva, dijo el autor principal del estudio Gary W. Arendash, PhD, científico de investigación, Bay Pines Veterans Affairs Hospital, St. Petersburg, Florida.

La investigación también sugiere que ciertos patrones de citoquinas podría ser una señal para la conversión inminente a la demencia entre las personas con deterioro cognitivo leve, dijo el doctor Arendash.

El estudio se publica en la edición de junio de la Revista de la Enfermedad de Alzheimer .

Bajos niveles de cafeína

El nuevo estudio caso-control incluyó 2 cohortes de 124 participantes en el estudio de una enfermedad de Alzheimer de la Florida del Centro de Investigación de Enfermedades de las personas mayores de 65 años de edad.Todos los participantes se habían sometido a una batería de evaluaciones neurológicas de base y las pruebas cognitivas y fueron clasificados como MCI normal, o la demencia. Además, los investigadores tuvieron acceso a las muestras de sangre en ayunas al inicio del estudio.

Durante los próximos 2 a 4 años, los investigadores cada año reevaluaron el conocimiento de los participantes. Se separaron a los participantes en 5 grupos: (1) inicialmente normales y se mantuvo normal, (2) inicialmente normales pero se convirtió al MCI, (3) principio de MCI y se mantuvo así, (4) inicialmente MCI pero se convirtió a la demencia, y (5) Inicialmente la demencia y se mantuvo así.

El análisis de los niveles plasmáticos de la cafeína en la visita inicial mostró significativamente más bajos niveles de cafeína en los participantes con deterioro cognitivo leve en relación con el grupo normal ( P <.03). Los niveles de cafeína también fueron menores en los participantes con demencia que en aquellos con cognición normal, pero esta asociación no alcanzó significación estadística ( P <.07).

Había un nivel en plasma 26% menor de cafeína en personas normales que se convirtieron a MCI en el curso del estudio en comparación con aquellos que se mantuvo normal, pero esto no fue significativo debido a una considerable variabilidad en los niveles de cafeína entre individuos en ambos de estos subgrupos.

Sin embargo, 11 pacientes con deterioro cognitivo leve que progresaron a demencia tenían los niveles plasmáticos de cafeína que eran 51% inferiores a los niveles al inicio del estudio frente a aquellos que se quedaron con MCI MCI ( P <0,02).

Ninguno de los participantes de MCI que se convirtieron a la demencia tenían niveles iniciales de cafeína por encima de 1.200 ng / ml, mientras que la mitad de las personas con deterioro cognitivo leve estable, tenían niveles más altos. Base de los niveles plasmáticos de cafeína superiores a 1200 ng / ml en pacientes con DCL se asociaron con un 100% de probabilidad de evitar la progresión a la demencia durante la 2 – a 4-años de seguimiento.

Los pacientes con deterioro cognitivo leve, tanto en el de Miami (n = 81) y el Tampa (n = 43) cohortes del estudio independiente mostró la misma relación entre los niveles de cafeína en la sangre y más tarde de riesgo para la progresión de la demencia.

Nivel crítico

Ese nivel 1200-ng/mL parece ser un umbral importante, dijo el doctor Arendash. La cantidad de café necesaria para alcanzar este nivel crítico parece ser de 3 a 5 tazas de todos los días, con una meta de 5 tazas o 500 mg de cafeína. Los estudios anteriores de AD de ratón mostraron que 1 a 2 tazas, o entre 100 y 200 mg de cafeína (que es lo que los americanos típicos toman diariamente), no fue suficiente para alejar la demencia, dijo. No se sabe si es necesario difundir las 5 tazas durante el día, agregó.

Es importante recordar, sin embargo, que la mitad de los pacientes con DCL estables en el estudio que tenían los niveles de cafeína inferior a 1200 ng / ml tampoco avanzaron a la demencia. Es evidente que otros factores juegan un papel importante. Tales factores incluyen probablemente el nivel de actividad cognitiva y física, la presencia de hipertensión, y la ingesta de antioxidantes, especialmente de frutas y verduras, dijo el doctor Arendash.

El estudio también encontró que 3 de granulocitos citoquinas, factores estimulantes de colonias (G-CSF), la interleucina-10, y la interleucina-6 – fueron más bajos en el plasma de pacientes con deterioro cognitivo leve que estaban destinados para la conversión de AD que en tanto los participantes nonconverting MCI y los participantes con demencia. Ninguno de los 8 citoquinas plasmáticas otros que se midieron mostró cualquier perfil tal cuando los mismos 2 subgrupos MCI se compararon.

“Cuando esa muestra de sangre inicial se dio, los pacientes MCI que iban a convertir a AD tenían niveles bajos de todas las citoquinas,” dijo el Dr. Arendash. “Eso podría ser un diagnóstico, sino que podría ser un indicador muy importante de plasma de la EA inminente.”

Los estudios de AD ratones transgénicos, que producen la misma proteína humana normal como el cerebro humano, la beta-amiloide, ha demostrado que a largo plazo de la administración oral de café con cafeína previene el deterioro cognitivo.

El perfil de citoquinas de los participantes en este estudio fue el mismo que en estos ratones de AD. “Sus perfiles corresponde de forma idéntica a los ratones que recibieron el café, pero no otras fuentes de cafeína,” dijo el Dr. Arendash. “Por eso creemos firmemente que la mayoría, si no todos, de los pacientes MCI que no se convirtieron estaban en el consumo de café habitual”.

La investigación del ratón permitió a los investigadores para identificar los mecanismos modificadores de la enfermedad de la cafeína. Los estudios mostraron que la cafeína sólo suprime los niveles cerebrales de enzimas necesarias para la producción de beta-amiloide a través de la orientación de los mecanismos de transducción de señales específicas. Esta investigación también sugiere que algo en el café incrementa los niveles plasmáticos de las citoquinas clave 3: G-CSF, IL-10, y la interleucina-6. G-CSF, en particular, tiene beneficiosos acciones cognitivas en ratones de AD que implican la sinaptogénesis y la neurogénesis.

Aparte de la cafeína, el café es rico en compuestos antioxidantes y antiinflamatorios que también pueden contribuir a la reducción del riesgo para la EA.

Este estudio fue un análisis retrospectivo, por lo que una relación definitiva tendrá que ser derivado a través de un ensayo clínico en el que los participantes consumen café con cafeína, otros productos con cafeína o descafeinado, en un período de varios años, dijo el doctor Arendash. Sugirió que los habitantes de China, donde el consumo de café es muy raro, se crea un control de la población ideal para este tipo de investigación.

La acumulación de pruebas

Alcanzado por un comentario, Karen Ritchie, PhD, de la Facultad de Medicina, Imperial College, Londres, Reino Unido y Directeur de Recherche, Institut National de la Santé et de la Recherche Médicale, Montpellier, Francia, dijo que el estudio, que involucró a una medida directa de la cafeína en el plasma y no sólo los informes de consumo de cafeína, se suma a la acumulación de evidencia de un efecto beneficioso de la cafeína.

Sin embargo, ella le dijo a Medscape Medical News , el estudio de “punto débil” es que, a diferencia de los estudios epidemiológicos, como los que ella y sus colegas han llevado a cabo, las explicaciones alternativas de esta observación no se tuvieron en cuenta.

“Por ejemplo, las personas que beben menos café también puede tener más hipertensión, más depresión, más enfermedades del corazón, la actividad menos social que aquellos con niveles más altos, y estos factores son en sí mismos relacionados con la aparición de la demencia.”

Sin embargo, uno de los propios estudios previos del Dr. Ritchie, publicado en Neurology , llegó a la conclusión de que las propiedades psicoestimulantes de la cafeína parece reducir el declive cognitivo en las mujeres sin demencia, especialmente en las edades más avanzadas.

La cuestión de si algunas personas se protegen contra la demencia, ya que beber café o porque hacer o tener algo más que no bebedores de café no, sigue sin respuesta, dijo.

Fuente: J Alzheimer Dis . 2012, 30:559-572. Resumen

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 junio, 2012 en Uncategorized

 

¿Tienes un Smartphone? Aquí algunas aplicaciones a considerar en la práctica médica

Los móviles se han convertido en la última década en parte inseparable de todos y cada uno de nosotros. Tanto es así que a día de hoy existe una penetración importante de estos dispositivos, más de un teléfono móvil por persona. En los últimos años han empezado a salir dispositivos portátiles mucho más versátiles con acceso también a Internet y con posibilidad de soportar pequeñas aplicaciones. Estamos hablando de Smartphones. Los iPhone, Androids, Blackberry´s, etc. representan casi el 40% hoy en día del volumen telefónico, se está estandarizando en todos los aspectos su aplicación en el día a día laboral.

Como decíamos, los Smartphones no solo nos proporcionan numerosas vías de comunicación ya sea a través de voz o datos, si no que también nos permiten cargar una serie de pequeñas aplicaciones o programas multimedia (app) que aumentan las capacidades de los dispositivos.

De los 4 sistemas operativos más importantes; iOS (Apple), Android (Google), RIM (Blackberry) y Window Phone, sólo los tres primeros cuentan con aplicaciones específicas de “medicina” por ahora. Dentro de este capítulo incluyen numerosas aplicaciones dedicadas a la salud, medicinas alternativas, ejercicio-deporte físico y bienestar y belleza; por lo que es difícil cuantificar de manera global cuántas aplicaciones son realmente médicas. Además no se segmentan por usuario, por lo que el número de aplicaciones que puedan interesarnos se reduce también. A pesar de todo este bagaje de tecnología no todas las aplicaciones resultan de gran utilidad, algunas mas que virales aumentan el volumen y la movilidad de nuestros dispositivos sin ninguna utilidad práctica, otras son utilidades no médicas que nos sirven para fortalecer nuestras destrezas y para enlazarnos hacia las verdaderas aplicaciones médicas. Este no es un capítulo completo, muchas aplicaciones caen en desuso y otras no logran satisfacer nuestras inquietudes. Si tienes un “Teléfono inteligente” y realizas tu práctica médica de manera cotidiana ya sea de forma hospitalaria, te recomiendo leas el siguiente artículo, probablemente no todas las aplicaciones descritas sean útiles para tí o para tu práctica, pero si podrán llenar alguna expectativa.

Descarga el artículo: Aplicaciones para Smartphone para la práctica medica

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 junio, 2012 en salud, Varios

 

Cómo se mueren los médicos…

Los médicos tienen más conciencia  sobre las limitaciones de la medicina moderna.

Pasan la mayor parte de su tiempo luchando contra la muerte. Pelean con bisturíes, cánulas, inyecciones y pastillas para salvar la vida de los demás. Pero cuando les llega su turno, algunos médicos eligen morir de otra manera.

Esta es la opinión del médico estadounidense Ken Murray quien en febrero de este año publicó un artículo afirmando que, dejando a un lado los avances más recientes de la medicina, un gran número de profesionales de la salud opta por una muerte tranquila, sin intervenciones cruentas e innecesarias.

Aunque este punto de vista está lejos de ser unánime, el artículo se volvió viral en internet y su autor recibió cientos de correos de otros médicos como él, que se mostraban de acuerdo.

“Yo creo que los médicos tienen suficiente conocimiento de la medicina moderna como para saber sus límites. Casi todos han sido testigos de lo que llamamos ‘cuidados inútiles’ aplicados a los pacientes”, le explicó Murray a BBC Mundo.

Él se refiere en particular a las situaciones en las que para resucitar al paciente se le presiona el pecho a riesgo de romperle las costillas, se lo perfora para conectarle un tubo a las vías respiratorias y se lo pincha con agujas intravenosas por diversas partes del cuerpo. Procedimientos que logran con suerte prolongar la vida de los pacientes por apenas unas horas o, en la mayoría de los casos, dice Murray, fracasan en su intento.

Culpa de la televisión

Pero si al momento de graduarse, los médicos se comprometen solemnemente a velar por la salud de sus pacientes, ¿cómo es posible que les administren una serie de cuidados que algunos consideran totalmente inaceptables para sí mismos? ¿No resulta una paradoja que los médicos terminen haciéndole a sus pacientes algo que uno -en palabras de Murray- no le haría ni a su peor enemigo?

“El problema es que los médicos no eligen qué se le hace a un paciente, sino que son los mismos pacientes los que eligen”, le dijo el médico a BBC Mundo intentando explicar esta contradicción aparente.

Y los pacientes, así como los familiares, oscilan entre la fe excesiva en la medicina y la ignorancia de sus alcances. Al final, todos descargan en el médico la responsabilidad “de hacer todo lo que esté a su alcance para salvarle la vida al enfermo”.

En parte, acepta, “se ha llegado a esta situación por culpa de los médicos”.

“Cuando se trata de la comunicación, los profesionales de la salud son terribles. Utilizan un lenguaje plagado de tecnicismos que resulta incompresible y los pacientes acaban con falsas expectativas de lo que va a ocurrir”, señala el médico.

Además, dice, con la influencia de la televisión y la sobreabundancia de series médicas que presentan situaciones totalmente irreales, a los médicos se les hace muy difícil hacerles entender a sus pacientes cuáles son las garantías de éxito de ciertos procedimientos médicos.

“Es casi imposible que la gente entienda que la resucitación cardiopulmonar (CPR, por sus siglas en inglés), por ejemplo, no es un método fabuloso”, dice Murray.

Según un estudio llevado a cabo en 2010 por investigadores de la Universidad de Tokio que analizó los resultados de la aplicación de estas maniobras -destinadas a asegurar la oxigenación de los órganos vitales cuando se detiene súbitamente la circulación de la sangre- de 95.000 casos, sólo el 8% dio resultados positivos.

“Mientras que en la televisión, el 75% de los casos de CPR da buenos resultados y es muy difícil luchar contra la televisión”, añade.

Indicaciones por escrito

Aunque la teoría de Murray está basada principalmente en sus observaciones llevadas a cabo durante más de 30 años de práctica profesional, un estudio publicado en 2003 por Joseph Gallo y otros investigadores de la Universidad John Hopkins, en Estados Unidos, indica que cuando hay que tomar decisiones respecto a la salud en los momentos finales de la vida, el 64% de los profesionales de la salud consultados, había dejado indicaciones por escrito de lo que querían y no querían que se hiciera con ellos, en caso de quedar incapacitados de tomar decisiones. En cambio, sólo el 20% del público en general lo había hecho.

Según le explicó a BBC Mundo Dan Morhaim, médico, político y autor del libro “The Better End” (Un final mejor), si bien hay médicos que deciden luchar contra su enfermedad hasta “las últimas consecuencias”, hay muchos otros que dejan instrucciones por escrito, “porque han visto lo que ocurre si no lo hacen: el enfermo es sometido a un proceso doloroso y tortuoso”.

“Yo a veces me he sentido culpable por hacerle cosas a un paciente que preferiría no hacer, pero en la situación actual, es imposible no hacerlo”, explica Morhaim en referencia a la obligación de los médicos de respetar los deseos de sus pacientes.

Por esta razón, está haciendo campaña para cambiar este sistema y alentar a la población a completar un formulario en el que dejen constancia de sus deseos para el momento final, algo que puede sonar razonable dentro de la cultura anglosajona pero quizá un tanto extraño para la idiosincrasia latina.

La muerte nos iguala a todos

En el otro lado del espectro, se encuentran médicos como Juan O’Connor, un oncólogo argentino del Instituto Alexander Fleming y la Fundación Favaloro, acostumbrado a tratar con pacientes terminales dentro y fuera del marco de los profesionales de la salud.

En su experiencia, la cercanía de la muerte es el punto que nos iguala a todos.

“Quizás es muy común escuchar en una conversación de médicos, que uno diga: ‘Si yo llego a estar como ese pobre hombre no quiero que me hagan nada, déjenme morir’. Pero esta es la opinión de muchos médicos desde un aparente estado de salud”

“Quizás es muy común escuchar en una conversación de médicos, que uno diga: ‘Si yo llego a estar como ese pobre hombre no quiero que me hagan nada, déjenme morir’. Pero esta es la opinión de muchos médicos desde un aparente estado de salud”, le dijo O’Connor a BBC Mundo.

“Pero cuando les toca a ellos, incluso sabiendo que el pronóstico de vida es malo, no se diferencian al resto de los pacientes”.

Es más, en su opinión, algunos médicos tienen incluso una negación más fuerte, y cuando el médico les revela su enfermedad, señala O’Connor, muchos evitan hacer preguntas sobre cuánto van a vivir y prefieren no ahondar en detalles.

Más allá de las diferencias de opinión, ciertamente, cuando BBC Mundo les preguntó a estos especialistas cómo morirían ellos, los tres coincidieron: quieren para sí una muerte en paz y digna.

Fuente: La Nación

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 junio, 2012 en salud, Varios

 

Mitos y creencias acerca de las vitaminas en pediatría

Las vitaminas (derivado de la palabra “Vita” que significa vida) son el nombre genérico de ciertas sustancias orgánicas indispensables para la vida que los animales no pueden sintetizar y que, por ello, han de recibir ya formadas con los alimentos.

A pesar de esta definición muy pragmática es común en la consulta observar como el uso de estos componentes ha venido cambiando ya sea porque les damos una interpretación inadecuada o por creencias populares. Hemos recogido algunas de las situaciones por las que se solicitan o se prescribe una vitamina en la consulta pediátrica:

1.- Mi hijo no come: motivo de consulta muy popular en la que la madre o el padre hacen mucho énfasis, sin tomar en cuenta que el niño tiene una afección que disminuye su apetito como tal.

2.- Mi hijo es anémico: en este sentido se cataloga al niño y se pide vitaminas para esta enfermedad (no hierro) sin antes comprobar si hay una deficiencia de dicho nutriente.

3.- Ya lo desparasité ahora  necesita su vitamina: una de las más populares en la que existe una “obligación” de suministrar la vitamina ante una acción (desparasitar)

4.- Le he dado muchos “combióticos” (antibióticos) y eso me lo pone anémico y me le baja las defensas: situación muy popular en la que se ha observado también que muchos médicos promueven este tipo de creencias.

5.- Le da mucha gripe y a cada rato se enferma debe de tener “las defensas bajas”: en esta ocasión se interpreta que las vitaminas tendrían un efecto protector sobre enfermedades.

6.- Deme una vitamina porque no come comida solo quiere “Leche” o “Chiverías” (comida chatarra): en este caso es el reflejo de un mal hábito alimenticio propiciado por los padres o cuidadores del niño, por lo general el niño está en peso y talla normal para la edad u obeso.

Papel de la industria farmacéutica: aquí los laboratorios han diseñados combinaciones para vender más sus productos, tal es el caso del uso de ciproheptadina un antihistamínico que en sus reacciones adversas producía aumento del apetito. Esto se usó para niños inapetentes como consecuencia de ello se observó que interferían con la hormona del crecimiento y se observaba talla baja en los niños. La adicción de aminoácidos como la Lisina es otra combinación popular junto al uso de multivitamínicos para estimular el apetito.

Papel del pediatra: en muchas ocasiones prescribimos estos componentes más como efecto “placebo“ o  en muchas ocasiones como respuesta a la presión de los padres.

Deberíamos de fomentar en nuestra consulta una orientación educacional encaminada a fomentar hábitos saludables en nuestros pacientes más fomentar o alentar prescripciones sin un fundamento medico especifico (Avitaminosis)

 
Deja un comentario

Publicado por en 17 junio, 2012 en nutricion, Pediatria

 

Cuidado del niño sano: Un chequeo para el éxito

Llevar a su hijo al médico para una reacción alérgica, unainfección de oído o dificultad para respirar es sólo un tipo de visita. Muchos padres van a consulta con un l niño sano como un tiempo para las vacunas programadas y ver lo mucho que su hijo ha crecido en los últimos meses.

Sin embargo, a pesar del buen cuido del niño también es una oportunidad para plantear preguntas y preocupaciones sobre el desarrollo del niño, la conducta y el bienestar general – preguntas que son difíciles de discutir durante las visitas con los niños enfermos. Por ejemplo, los pediatras  utilizan esta consulta para estudiar cuestiones de interés común con los padres, tales como comer, dormir, ir al baño , los comportamientos sociales, así como de atención y problemas de aprendizaje . Tener controles regulares de niños sanos con el médico de su hijo y el aumento de las preocupaciones que más le importan son los ingredientes claves para ayudar al médico a saber de usted y su niño, y en la formación de una relación fiable y de confianza. La Academia Americana de Pediatría (AAP) del Departamento de Investigación llevó a cabo recientemente 20 grupos de discusión con los padres y 31 grupos focales con los pediatras y enfermeras pediátricas especializadas para obtener recomendaciones sobre cómo sacar el máximo provecho de la visita a la consulta del niño sano. A partir de estas sesiones, de cuatro núcleos temáticos:

  • Los pediatras y los padres comparten la meta de tener a  los niños sanos.
  • Los pediatras quieren la visita del niño sano para servir mejor a las necesidades de los niños y sus familias.
  • Los pediatras son expertos en salud de los niños, pero los padres son expertos en su hijo.
  • Un enfoque de equipo mejora la manera de desarrollar una salud óptima emocional, físico y de desarrollo para el niño.

Aprovechando al máximo la vez que acude al médico

“En nuestro estudio que incluyó a grupos de padres y el pediatra, encontramos que ambos grupos sentían una relación permanente y continua entre la familia y el pediatra es un primer requisito para la atención de alta calidad”, dijo Lane Tanner, MD, FAAP, director asociado de la División de Desarrollo y Comportamiento Pediatría en el Hospital Infantil y Centro de Investigación en Oakland, California “Eso ayuda a la continuidad de la atención de la confianza a construir, y que puede conducir a una mejor comunicación en la visita del niño sano.”

Creación de una lista es otra manera de asegurarse de que obtiene toda la información que usted necesita. Anotar tres a cinco preguntas y llevarlos a la visita le ayudará a concentrarse en sus temas de interés e iniciar el diálogo con su pediatra.

“Cualquier pregunta que refleja su preocupación por el desarrollo de su hijo, el comportamiento, el sueño, comer o las relaciones con los demás miembros de la familia es adecuado”, sugirió Martin T. Stein, MD, FAAP, profesor de pediatría en la Universidad de California Rady de San Diego Hospital de Niños. “Hacer lo que puedes hacer para ayudar al desarrollo de su hijo y el aprendizaje es probablemente el mejor que se trate.”

Otras ideas incluyen la investigación de los sitios Web, folletos y libros que describen las habilidades específicas por edad y cuestiones de desarrollo típicas de su hijo pueda estar experimentando. Saber qué esperar y que es lo  nuevo que hacen y que se sienten más familiarizados (y menos aterrados).

“Hable con otras personas que puedan cuidar a su hijo-el otro padre, un abuelo , cuidador infantil – y pedirles su opinión. Se puede notar algo diferente que ofrecer una nueva perspectiva “, ofreció el Dr. Stein.

Según el Dr. Tanner, los padres no deben dudar o sentir vergüenza de compartir la información que más abre las puertas de la comunicación. “Como defensor más importante de su hijo, usted tiene información valiosa que le ayudará al médico a comprender mejor a su hijo y su familia”, dijo.

Una onza de prevención …

Las vacunas son una parte importante de la visita de cuidado preventivo, pero hablando de otros temas pueden ser útiles. Los pediatras también se ocupan de la seguridad en el hogar y en el patio de recreo , una óptima nutrición de las preocupaciones, el control de esfínteres y del medio ambiente, tales como la exposición de pintura con plomo .

Una gran cantidad de padres primerizos  no pueden darse cuenta de que pueden preguntar acerca de cualquier y todo lo relacionado con el cuidado de sus hijos – médicamente o no.

“Yo recomiendo a hablar sobre lo que ve, ya sea como un rasgo especial o una preocupación acerca de su hijo”, explicó el Dr. Stein. “Esto ayuda a su pediatra para conocer a usted y su hijo en un nivel más personal. Y los pediatras también les gusta saber lo mucho que apreciamos su cuidado. Esto ayuda a construir un vínculo más fuerte con su familia. Todos podemos utilizar la retroalimentación positiva! “

Un Futuro Saludable

La AAP desarrollado un conjunto de pautas integrales de supervisión de salud para la atención del niño sano, llamado Bright Futures , para los pediatras puedan dar seguimiento a sus pacientes. Su misión es promover y mejorar la salud, la educación y el bienestar de los infantes, niños, adolescentes, familias y comunidades.

Algunos pediatras pueden enviar tarjetas recordatorias de estas citas programadas, al igual que las oficinas de los dentistas hacen para las limpiezas semestrales. Esta fue una de las recomendaciones que surgieron de los grupos focales.

“Bueno, el cuidado de niños es tan importante”, subraya el Dr. Tanner. “Llevar a su hijo al médico cuando él o ella se siente en el clima no es suficiente. La AAP reconoce la necesidad de un programa de visitas al pediatra, porque cuando usted sabe que una visita se acerca, usted puede prepararse para temas de discusión. A partir del diálogo puede conducir a una vida más saludable para su hijo en general, y que es el objetivo final. “

Horario de Visitas Atención de niños

Las visitas se pueden incluir mediciones físicas, la historia del paciente, exámenes, evaluaciones sensoriales de comportamiento, y los procedimientos previstos (inmunizaciones, exámenes y otras pruebas) en los intervalos siguientes propuestas:

  • 3 a 5 días
  • 1 mes
  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses
  • 9 meses
  • 12 meses
  • 15 meses
  • 18 meses
  • 24 meses
  • 30 meses
  • 3 años
  • 4 años
  • Y una vez al año a partir de entonces para una visita de supervisión de salud anual que incluye un examen físico, así como una evaluación del desarrollo, conductuales y de aprendizaje.
 
Deja un comentario

Publicado por en 1 junio, 2012 en Pediatria, salud

 
 
A %d blogueros les gusta esto: