RSS

Archivos Mensuales: julio 2012

Las Picaduras de insectos

La reacción de su hijo a una mordedura o picadura dependerá de su sensibilidad al veneno y del insecto en particular. Aunque la mayoría de los niños sólo tienen reacciones leves, los que son alérgicos al veneno de ciertos insectos puede tener síntomas severos que requieren tratamiento de emergencia .

En general, las picaduras no son generalmente un problema serio, pero en algunos casos, si pueden ser. Si bien es cierto que la mayoría de las picaduras (avispas y hormigas de fuego, por ejemplo) puede causar dolor e hinchazón localizada, las  reacciones anafilácticas graves son posibles.

Tratamiento

Aunque las picaduras de insectos pueden ser irritantes, por lo general empiezan a desaparecer al día siguiente y no requieren el tratamiento de un médico. Para aliviar el picor que acompaña a las picaduras de mosquitos, moscas, pulgas y chinches, aplique una compresa fría y / o loción de calamina libremente en cualquier parte del cuerpo de su hijo, excepto las áreas alrededor de los ojos y los genitales. Si su hijo es picado por una avispa o una abeja, moje un paño en agua fría y presione sobre el área de la picadura para reducir el dolor y la hinchazón. Llame a su pediatra antes de utilizar cualquier otro tratamiento, incluyendo cremas o lociones que contienen antihistamínicos o remedios caseros. Si la comezón es severa, el médico puede prescribir antihistamínicos orales .

Si su hijo perturba una colmena, que se salga de ella lo más rápidamente posible. La base de la picadura de una abeja emite una feromona de alarma (hormona) que hace que otras abejas sean más propensas a picar así.

Es muy importante eliminar un aguijón de abeja rápida y completamente de la piel. La eliminación rápida de un aguijón de abeja evitará una gran cantidad de veneno que se bombea en la piel. Si el aguijón está visible, retírelo suavemente raspando horizontalmente con una tarjeta de crédito o una uña. Evite apretar el aguijón con unas pinzas, hacer esto puede liberar más veneno en la piel. La piel puede estar más hinchada en el segundo o tercer día después de una picadura de abeja o una picadura de mosquito.

Mantenga las uñas del niño cortas y limpias para reducir al mínimo el riesgo de infección por el rascado. Si la infección ocurre, la picadura se convertirá en roja, más grande y más hinchada. En algunos casos es posible que observe rayas rojas o líquido amarillento, cerca de la mordedura o el niño puede tener fiebre. Pídale a su pediatra de examinar cualquier picadura infectada de inmediato, porque puede que necesite ser tratada con antibióticos .

Solicite ayuda médica inmediatamente si su hijo tiene alguno de estos otros síntomas después de haber sido mordido o picado:

  • Dificultad repentina para respirar
  • La debilidad, colapso o pérdida del conocimiento
  • Urticaria o picazón en todo el cuerpo
  • Hinchazón extrema cerca de los ojos, los labios o del pene que hace que sea difícil para el niño para ver, comer, orinar.

Prevención

Algunos niños que no tienen otras  alergias conocidas pueden tener reacciones severas a las picaduras de insectos. Pero si usted sospecha que su hijo es propenso a las alergias, discutir la situación con su médico. Se puede recomendar una serie de disparos (inyecciones de hiposensibilización) para disminuir la reacción de su hijo a picaduras de insectos en el futuro (pero no muerde). Además, se le recetará un kit especial de auto-inyección que contiene epinefrina para que usted pueda tener a la mano para su uso si su hijo es picado.

Es imposible evitar todas las picaduras de insectos, pero se puede minimizar el número que su niño recibe siguiendo estas pautas:

  • Evite las áreas donde anidan los insectos o se congregan, tales como botes de basura, charcos de agua estancada, los alimentos no cubierto y dulces, y las huertas y jardines donde las flores están en flor.
  • Cuando usted sabe que su hijo estará expuesto a los insectos, use vestido con pantalones largos y una camisa de manga larga ligera.
  • Evite vestir al niño con ropa de colores brillantes o estampados de flores, ya que parecen atraer a los insectos.
  • No use jabones perfumados, perfumes, o lacas para el cabello de su niño, porque ellos también están invitando a los insectos.

Los repelentes de insectos están generalmente disponibles sin prescripción médica, pero deben utilizarse con moderación en los lactantes y niños pequeños. De hecho, los insecticidas más comunes incluyen el DEET (N, N-dietil-m-toluamida), que es un producto químico no recomendado para uso en niños menores de dos meses de edad. No aplique repelentes que contienen DEET más de una vez al día en niños mayores.

Las concentraciones de DEET puede variar significativamente de un producto a otro-que van desde menos del 10 por ciento a más del 30 por ciento, así que lea la etiqueta de cualquier producto que usted compra. Algunos productos tienen concentraciones mucho más altas que 30 por ciento, y cuanto mayor sea la concentración de DEET, a mayor duración de acción. Sus picos de efectividad a una concentración de 30 por ciento, sin embargo, que también es la concentración máxima se recomienda actualmente para los niños. La seguridad de DEET no parece estar relacionada con su nivel de concentración, por lo tanto, un enfoque prudente es seleccionar la menor concentración efectiva para la cantidad de tiempo que su hijo pasa al aire libre. Usted debe evitar los productos que incluyen el DEET, más un filtro solar, bloqueador solar, porque tiene que ser aplicado con frecuencia, mientras que el DEET se debe aplicar sólo una vez al día. Si se aplica DEET más frecuentemente, puede estar asociada con la toxicidad. También asegúrese de lavar el DEET con jabón y agua al final del día.

Una alternativa a la DEET es un producto llamado Picaridin (KBR 3023). A pesar de que ha tenido un uso más amplio en Europa, picaridina ha convertido más recientemente disponible en los EE.UU. Es un producto generalmente de olor agradable sin el residuo de aceite asociado con DEET, y está disponible en concentraciones de 5 a 10 por ciento.

Nuestro punto de vista: Los repelentes de insectos

La Academia Americana de Pediatría recomienda que los repelentes se utilizan en niños mayores de seis meses de edad tienen un 30 por ciento de DEET o de 5 a 10 por ciento de repelente de picaridina, aplicada una vez antes de salir al aire libre. Estos repelentes son eficaces para prevenir las picaduras de los mosquitos, garrapatas, pulgas, chinches y moscas que pican, pero no tienen prácticamente ningún efecto sobre las picaduras de insectos tales como abejas, avispas, abejas y avispas. Contrariamente a la creencia popular, dar antihistamínicos de forma continua durante toda la temporada de insectos no parece prevenir las reacciones a las picaduras.

Picaduras de insectos 

Insectos / Medio ambiente Características de la mordedura o picadura Notas especiales
Los mosquitos

El agua (piscinas, lagos, fuentes para pájaros)

Sensación de escozor seguido por los pequeños, montículo rojo, comezón con la marca pequeña punción en el centro. Los mosquitos son atraídos por los colores brillantes y el sudor.
Las moscas

Alimentos, basura, desechos de animales

Protuberancias dolorosas, pruriginosas, pueden convertirse en ampollas pequeñas. Las mordeduras suelen desaparecer en un día, pero pueden durar más tiempo.
Las pulgas

Grietas en el piso, alfombras, pieles de mascotas

Varios pequeños bultos agrupados, a menudo en la ropa (la cintura, las nalgas). Las pulgas son más propensas a ser un problema en los hogares con mascotas.
Las chinches

Las grietas de paredes, pisos, grietas de muebles, ropa de cama

Ronchas rojas en ocasiones coronada por una ampolla, por lo general de 2-3 en una fila. Las chinches son más propensas a morder en la noche y son menos activos en tiempo frío.
Las hormigas de fuego

Los montículos de pastos, los prados, jardines y parques

Dolor inmediato y ardor, hinchazón de hasta 1/2 pulgada (1,2 cm), un líquido turbio en el área de la picadura. Las hormigas de fuego por lo general atacan a los intrusos.
Abejas y avispas

Flores, arbustos, áreas de picnic, playas

Dolor inmediato e hinchazón rápida. Unos pocos niños tienen reacciones graves, como dificultad para respirar y urticaria o hinchazón en todo el cuerpo.
Las garrapatas

Las áreas boscosas

Puede no ser evidente, escondido en el pelo o la piel. No quitar las garrapatas con fósforos, cigarrillos encendidos, o quita esmalte, agarrar la garrapata firmemente con unas pinzas cerca de la cabeza, tire suavemente de la garrapata en sentido recto.

Anuncios
 
8 comentarios

Publicado por en 31 julio, 2012 en Pediatria, salud

 

La terapia actual para la bronquiolitis

La bronquiolitis es una común infección viral del tracto respiratorio, auto-limitada, estacionaria de la infancia y con una mayoría de ingresos hospitalarios en este grupo de edad. El cuidado de apoyo es el pilar del tratamiento, concentrándose en la reposición de líquidos, la aspiración suave de secreciones nasales, boca abajo (si está en el hospital), la oxigenoterapia y soporte respiratorio si es necesario. Hay una larga historia de los agentes farmacológicos que no ofrecen ningún beneficio en la bronquiolitis aguda. Más recientemente, la epinefrina nebulizada se ha demostrado ofrecer beneficios a corto plazo, mientras que dos estratagemas se han mostrado prometedoras en la reducción de riesgo de hospitalización y la duración de la estancia hospitalaria. La combinación de dexametasona por vía oral con adrenalina nebulizada disminuye potencialmente la necesidad de hospitalización, mientras que la solución salina hipertónica al 3% nebulizada  se mezcla con un broncodilatador y disminuye la duración de la hospitalización. Aunque ambos parecen estratagemas seguras y bien toleradas, su papel en la práctica clínica no está claro.

La prestigiosa revista BMJ publica esta revisión de gran interés para todos los pediatras en general

Link del artículo on-line en inglés: Current therapy for bronchiolitis BMJ – Archives of Diseases in Childhood

Descargar el artículo en Español: Terapia actual para la bronqiolitis

 
Deja un comentario

Publicado por en 16 julio, 2012 en Pediatria, salud

 

Helicobacter pylori (Hp): puesta al día

El descubrimiento del Helicobacter pylori (Hp) en 1983 y su implicación clínica en las enfermedades gastrointestinales ha sido considerado uno de los principales hallazgos de la gastroenterología.

Hoy en día, su implicación en la gastritis crónica activa, su asociación con la úlcera gastroduodenal y su inclusión entre los agentes carcinógenos del grupo 1, ha convertido al Hp en uno de los microorganismos de mayor interés en patología humana.

La infección por Hp se da en todo el mundo y en individuos de todas las edades. Estimaciones conservadoras sugieren que aproximadamente la mitad de la población mundial se encuentra colonizada por esta bacteria. En un estudio realizado en Madrid en población sana, la prevalencia resultó ser del 60,3%, estableciéndose una asociación estadísticamente significativa entre la infección por Hp y la edad.

La infección es más frecuente y se adquiere a edades más tempranas en los países en vías de desarrollo que en los industrializados. No se ha establecido con certeza el modo de transmisión, pero las vías de exposición fecal-oral u oral-oral parecen las más probables.

Una vez se ha adquirido la infección, ésta persiste, si bien la mayoría de los infectados no presentará nunca manifestaciones clínicas. Actualmente no es posible identificar a la población con mayor riesgo de desarrollar patología asociada al Hp. Por otra parte, el 90-95% de las úlceras duodenales y el 70% de las úlceras gástricas están asociadas con el Hp.

Diagnóstico

• ¿Cuándo está indicado realizar una prueba para diagnosticar Hp?

• Métodos de diagnóstico

Tratamiento de erradicación

• Triple terapia o terapia estándar

• Terapia cuadruple

• Terapia secuencial

• Otras opciones de tratamiento

• Confirmación de la erradicación

Hp en niños

Fuente: Boletín INFAC, del Comité de Evaluacion de Nuevos Medicamentos de Euskadi, leer artículo completo haciendo click aqui

El boletín INFAC es miembro de la Sociedad Internacional de Boletines de Medicamentosindependientes de la industria farmacéutica

 
Deja un comentario

Publicado por en 15 julio, 2012 en salud, Varios

 

Una mala salud dental afecta el desempeño escolar y el bienestar psicosocial

Los niños con problemas dentales tenían más problemas en la escuela y tenían más probabilidades de sentirse inútil o inferior, tímido e infeliz o deprimido que los niños sin problemas dentales.

Los problemas dentales se encuentran entre las enfermedades más comunes en pediatría a nivel mundial y se han asociado con consecuencias médicas y de desarrollo. Los investigadores evaluaron la relación entre los problemas dentales: dolor de muelas, de la cavidad, o sangrado de las encías) y el rendimiento escolar y el bienestar psicosocial en más de 45.000 niños en edad escolar (rango de edad, 6-17 años) en la Encuesta Nacional 2007 de la salud infantil.

Aproximadamente el 30% de los niños tienen un problema dental, el 30% tenía problemas en la escuela, y el 10% de las madres nombraban la salud dental de sus hijos como regular o mala.En el análisis multivariado que se ajustó por posibles factores de confusión socioeconómicas y de otra índole, los niños con problemas dentales fueron significativamente más propensos que los niños sin problemas dentales a tener problemas en la escuela (odds ratio, 1,52), faltan a la escuela (OR, 1,42), y no todos hacen la tarea requerida (OR, 0,76). En promedio, los niños con problemas dentales han perdido un día adicional por año de la escuela que los niños sin problemas dentales. Los niños con problemas dentales también fueron significativamente más propensos a sentirse inútiles o inferiores (OR, 1,39); tímidos (OR, 1,34); infeliz, triste o deprimido (OR, 1,31), y ser menos amigables (OR, 0,86) que sus contrapartes.

Comentario: La salud dental afecta el rendimiento escolar y el bienestar psicosocial, además de la salud en general. Médicos de atención primaria pediátrica es necesario realizar buenos exámenes orales y trabajar con los odontólogos para promover la salud oral.

– F. Bruder Stapleton, MD

Publicado en Journal Watch Pediatrics and Adolescent MedicineJulio 11, 2012

CITA (S):Guarnizo-Herreño CC y GL Wehby. La salud dental de los niños, bajo rendimiento escolar y el bienestar psicosocial. J Pediatr2012 23 de junio; [e-pub antes de impresión]. (http://dx.doi.org/10.1016/j.jpeds.2012.05.025 )

 
Deja un comentario

Publicado por en 12 julio, 2012 en Pediatria, salud

 

Medidas sencillas protegen a los niños de las mordeduras de perros

Cada año, más de 4.7 millones de personas, sobre todo niños, son mordidas, señalan los expertos. Medlineplus

Más de la mitad de las 4.7 millones de personas mordidas por perros cada año en EE. UU. son niños menores de 14 años.

Entre los niños, la tasa de lesiones relacionadas con una mordedura de perro es más alta entre los que tienen de 5 a 9 años, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Para ayudar a proteger a los niños, la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece consejos de seguridad para los dueños de perros y los padres.

•Elija una raza que tenga una reputación de ser amigable con los niños. Nunca se sabe con toda certeza cómo se comportará un perro, pero los expertos recomiendan razas como los collies y los labradores. Pregunte a un veterinario sobre la conducta típica de ciertas razas antes de llevar el perro a casa.

•Socialice al perro exponiéndolo constantemente a distintas personas y a otras mascotas, de forma que se sienta cómodo en una variedad de situaciones.

•Entrene al perro para que obedezca las órdenes. Evite los juegos agresivos, como las luchas y tirar de la cuerda, que podrían reforzar las malas conductas.

•Vacune a su perro contra la rabia y otras enfermedades, y castre al perro, lo que puede reducir la agresividad.

•Nunca deje a un bebé o niño pequeño solo con un perro.

•Enseñe a los niños a tener cuidado con los perros. Evite correr delante del perro y molestarlo mientras duerme, come o cuida a los cachorros.

•No deje que los niños se acerquen a un perro sin primero pedirle permiso al dueño. Los niños primero deben permitir que el perro los huela, y evitar tocar la cara, cabeza y cola.

•Se debe decir a los niños que si un perro los amenaza, deben permanecer calmados, evitar el contacto visual y quedarse quietos hasta que el perro se vaya, o retroceder lentamente. Si eso no funciona y el perro los tira, los niños deben ponerse en posición fetal y proteger sus caras con las manos.

Los niños que han sido mordidos por un perro deben limpiarse la herida con agua y jabón. Las heridas más grandes necesitan atención médica inmediata. Si es posible, póngase en contacto con el veterinario del perro para revisar el expediente de vacunas.

FUENTE: The American Academy of Pediatrics, news release, June 26, 2012

 
Deja un comentario

Publicado por en 11 julio, 2012 en Pediatria, salud

 

La tabla periódica de los alimentos

De los días del secundario nos queda Mendeléyev y un ordenamiento de los elementos químicos que bien puede acompañarnos cuando vamos al supermercado

Por Diego Golombek  | LA NACION

Ciencia para el supermercado: ¿por qué no imaginar que en el changuito, en lugar de la leche, la carne picada y los fideos, estamos llevando muchos de los elementos de esa maravillosa tabla periódica que imaginó el ruso Dimitri Mendeléyev?

Se dice que en la noche del 17 de febrero de 1869 este científico se fue a dormir mascullando la bronca de que todavía no podía entender cómo agrupar los elementos químicos de alguna manera racional -en otras palabras, no le podía arrancar su lógica y su orden a la naturaleza-. Esa noche soñó con una tabla en la que todos los elementos caían en su justo lugar. Soñado y hecho: al día siguiente se puso a bosquejar una manera en la que los elementos se ordenaban de acuerdo a su peso, y así iban revelando regularidades, propiedades que armaban filas y columnas como en una ruleta. rusa.

De Mendeléyev pasamos directamente al secundario, y en algún momento perdimos la maravilla de que el mundo nos muestre ese maravilloso orden y progreso que, incluso, deja casilleros vacíos para que algún científico descubra o diseñe el elemento faltante. Así que la propuesta es que volvamos a maravillarnos, pero esta vez desde la lista de las compras, para descubrir que podemos llenar varias de las casillas a la vez que se va llenando el carrito. Vean algunos ejemplos:

Hierro: ya sé lo que estarán pensando, que vamos a hablar de la espinaca. Pero será mejor ir a la góndola de las legumbres o directo a las carnes. El asunto es que hace muchos años se calculó que por cada 100 g de espinaca habría unos 0,003 g de hierro., pero al parecer alguien se equivocó al copiar el resultado y anotó 0,03 g (diez veces más). Así comenzó la fama de la espinaca como la gran fuente de hierro para el organismo. En 1937 se recalculó el dato y se corrigió el error, pero unos 7 años antes ya había aparecido Popeye el marino en escena, con su copiosa ingestión de latas de espinaca que lo ponían más fuerte. Así, hay dos errores: 1) que las espinacas tienen mucho hierro y 2) que ese hierro puede ser aprovechado por el cuerpo, lo que también es muy relativo: para tener el hierro necesario, ¡habría que comer más de 20 kilos diarios de espinaca! Mejor comer lentejas, huevos o carne. Eso sí: parece que la espinaca, junto con otras verduras de hojas verdes, ayudan a la vista, aunque nadie puede explicar cómo es que si ve tan bien Popeye sigue enamorado de Olivia. Pero esa es otra historia.

Estaño: si nos aprovisionamos de unas cuantas latas para pasar el invierno, no olvidemos que estos recipientes suelen estar recubiertos de una capa de estaño para protegerlos. Pero ojo con eso de pasar el invierno. No olvidemos que en junio de 1812 Napoleón comandaba un ejército de 600.000 hombres; en diciembre de ese año quedaban menos de 10.000 y debían abandonar la campaña de Rusia muertos de hambre y de frío. Una hipótesis sobre las causas de este desastre, incomparable a las victorias de este ejército en otras tierras, se refiere a los botones de los soldados napoleónicos. Se sabe que estos botones (tanto en sobretodos como en los pantalones) eran de estaño, un metal que cuando la temperatura disminuye mucho, cambia de conformación y se desintegra, volviéndose polvo. ¿Será entonces que el gran ejército sucumbió al frío ruso por no haber previsto esta desintegración química? No se sabe si la historia es cierta -la “enfermedad del estaño” ya era conocida-, y Napoleón bien podía haberla previsto; además, la desintegración lleva bastante tiempo, aun en las bajas temperaturas del invierno ruso. Pero la anécdota nos da una idea de la enorme importancia que tuvieron los metales en la historia humana.

Flúor: claro, nos habíamos olvidado de comprar el dentífrico, que según las propagandas no puede dejar de tener flúor (así como también lo tienen los recipientes recubiertos con teflón, y está presente incluso en la sal de mesa). Ojo: por supuesto que no estamos hablando de flúor puro, que sería muy tóxico, sino de compuestos que contienen este elemento. Ya los alquimistas se encontraron con este elemento cuando andaban buscando el disolvente universal (y la botella en donde guardarlo, curioso dilema) y se la pasaban fundiendo minerales en busca de la piedra filosofal. Si bien lo más importante es el cepillado, diría mi dentista, es cierto que el flúor puede ayudar a que aumente la resistencia de los dientes y, por el mismo precio, inhibir el crecimiento de las bacterias.

Azufre: ¿quién diría que está presente en los huevos o en los inocentes espárragos? De hecho, si sobrecocinamos los huevos puede que la yema adquiera una pátina verde debido a una reacción del azufre. Es más: los elegantes espárragos contienen un compuesto con azufre que se puede convertir en otro llamado mercaptano, que se excreta en la orina y le da un olor bastante particular. Pero ojo: esto ocurre sólo en algunas personas, las que tienen la maquinaria para esa reacción bioquímica. Hagan una encuesta de olor del pis post-espárragos y lo comprobarán.

Por hoy se nos acabó la lista de las compras, es hora de seguir con la tabla periódica en casa

 
Deja un comentario

Publicado por en 11 julio, 2012 en nutricion, salud

 

¿Qué son los tics y por qué aparecen?

Parpadear en exceso, rotar la cabeza sin sentido y hasta gritar aunque no se sienta miedo, son algunas de las expresiones de este complejo trastorno.La Nación

Por Mariana Israel

Algunos parpadean en exceso, como si tuvieran una basurita en el ojo. Otros rotan la cabeza, como para aliviar una contractura. Y una minoría grita aunque no sienta miedo, o larga una catarata de palabrotas sin motivo. Así son los tics: imprevisibles y sin sentido. Pueden ser gestos normales -como guiñar un ojo- pero fuera de contexto.

Se calcula que afectan al 1% de los niños: “Es habitual que aparezcan entre los 6 y 8 años, y suele haber algún antecedente familiar”, explicó el doctor Claudio Waisburg, director médico del Departamento Infanto Juvenil del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro.

Empeoran con la ansiedad, la fatiga y el estrés, pero esto no significa que sean “tics nerviosos”, como se los conoce. “Los tics se deben a un trastorno en el desarrollo neurológico de los hábitos: hay un cortocircuito en los mecanismos de inhibición y por eso se escapan estos actos repetitivos”, definió la doctora Beatriz Moyano, directora del Centro Interdisciplinario de Tourette, TOC y Trastornos Asociados.

Los motivos de fondo son, sobre todo, genéticos y perinatales: bajo peso al nacer, tabaquismo o estrés extremo de la madre durante el embarazo, intoxicaciones, falta de oxígeno en el momento del parto, entre otros.

La buena noticia es que en el 75% de los casos, los tics desaparecen en la adultez. Sin embargo, la consulta médica es clave.

Más allá del tic

Es importante que aquellos padres con un hijo que padece un tic hagan la consulta médica. En lo posible, a un neurólogo especialista en movimientos anormales o a un psiquiatra infantil. “La razón es descartar otras enfermedades. Dependiendo de la extensión del área del neurodesarrollo afectada, los chicos, además de tics, pueden tener trastornos del aprendizaje, déficit de atención, problemas de control de los impulsos, ansiedad y trastornos obsesivos compulsivos (TOC)”, indicó la doctora Moyano, que es también jefa de la Unidad de TICS y Tourette del Instituto de Neurociencias de Favaloro y vicepresidenta de la Asociación Argentina de Trastornos de Ansiedad. Señaló que más de la mitad de los chicos con tics que trata, tiene, además, déficit atencional.

El tic puede desaparecer con la edad, pero los problemas asociados, no. Por esto, hay que consultar para saber con qué se lidia y cómo.

El tratamiento involucra a padres, maestros, neurólogos, psicopedagogos, psicólogos y psiquiatras. “Una terapia con buenos resultados es la técnica de reversión de hábitos -afirmó la doctora-. Consiste en enseñar a la persona a reconocer las sensaciones previas al tic. Y entrenarla para que, cuando siente que está por venir, haga un movimiento contrario. Por ejemplo, si el tic es llevar la cabeza hacia atrás, se le dice que lleve el mentón al pecho. Así se van extinguiendo las sensaciones molestas que dan origen al gesto”.

“La medicación se aplica cuando los tics son severos o estigmatizantes”, aclaró Moyano.

En casa, se aconseja a los padres “explicar a los chicos lo que tienen, para que ellos puedan contárselo a sus compañeros de clase”.

Los más comunes

Existen tics de todo tipo. Simples -movimientos de pocos músculos, como parpadear- y complejos, como saltar, hacer gestos obscenos o lanzar frases ofensivas. Según la doctora Ana Rozenbaum, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina, especialista en niños y adolescentes, los más comunes son los tics faciales, además de los de cabeza y cuello.

Tics faciales: guiñar el ojo, parpadear, fruncir la nariz o la frente, hacer muecas con los labios o silbidos.

Tics de la cabeza y cuello: saludar, rotarla, levantarla.

Tics de tronco y miembro: elevar hombros, brazos o manos, generalmente de un lado.

Tics respiratorios: resoplar, bostezar, carraspear.

Tics verbales: gritos, palabras, frases.

Mucho dolor y poco tratamiento

La doctora Moyano participó, junto al Licenciado Rafael Kichic, jefe de la Clínica de Ansiedad y Estrés de INECO, de una investigación en adultos con tics crónicos, que consistía en una encuesta online. Respondieron 742 argentinos de 18 a 70 años.

Sólo el 5% recibió tratamiento.

El 61% consultó por primera vez después de los 17 años.

El 41% recurrió primero a un psicólogo, el 19% a un neurólogo y el 16% a un psiquiatra.

El 73% no conocía los tratamientos conductuales, como la técnica de reversión de hábitos.

El 65% se negó a recibir medicación.

La misma encuesta midió cómo los tics repercuten en la vida privada. De los 120 adultos que contestaron:

El 88% sufre dolores.

El 85% siente que los tics interfieren con sus relaciones familiares y de pareja

El 70% se siente anormal, único o especial.

Prevenir las consecuencias emocionales de los tics es otro motivo para consultar a tiempo.

Tics o gestos repetitivos de famosos

 Del ámbito político

Para la desgracia de sus asesores de imagen, famosos y políticos muchas veces fracasan en disimular sus tics. Uno de los casos es el de Ramón “Palito” Ortega, quien saca la lengua al hablar más de lo común. La diputada Elisa Carrió sonríe cuando cierra una frase y también mira hacia el costado mientras habla. Eugenio Zaffaroni, juez de la Corte Suprema de la Nación, cierra los ojos con fuerza, mientras que el ex ministro de Economía Alvaro Alsogaray guiñaba uno de ellos repetidamente.

 Idolos teens

Zac Efron, protagonista de las películas de High School Musical en los Estados Unidos, se rasca compulsivamente los brazos hasta lastimarse. Y Robert Pattinson, galán de la saga Crepúsculo, tiene la manía de llevarse las manos a la cabeza constantemente.

Del pasado

Wolfgang Amadeus Mozart jugaba incesantemente con sus manos y golpeaba el piso con el pie. Por su parte, el escritor Samuel Johnson es un ejemplo de libro: emitía sonidos, como si rumiara o cacareara, movía los pies, giraba los dedos y torcía las manos.

 
Deja un comentario

Publicado por en 11 julio, 2012 en salud, Varios

 
 
A %d blogueros les gusta esto: