RSS

Bebidas Energéticas: Un problema de salud pública

04 Mar

Introducción???????????????????????????????

Las bebidas «energizantes»   o estimulantes  (como deberían ser mejor llamadas) o «funcionales» (como se conocen  en la industria) fueron introducidas  en el mercado  occidental  desde que fueron importadas  de Tailandia,  para su comercialización  en Europa,  por Dietrich  Mateschitz  en la década  de 1960s.

Nombres y componentes

Casi 200 marcas  compiten  por el mercado  con nombres  agresivos,  tales  como:  Adrenaline Rush ®, Battery  ® (finlandesa),  Blue Shot ®, Bomba ® (austriaca),  Boost ® (mexicana),  Ciclón ® (austriaca),  Cult  ® (alemana),  Dark Dog ® (austriaca),  Feel the Rush ®, Hype Energy ®, Iron Cat ®, Lipovitan B3 ®, Monster ®, Piranha ®, Pit Bull ® (holandesa),   Private  Energy   ®  (austriaca),   Reanimator   ®  (española),   Red  Bull  ®  (holandesa),   Red  Devill  ® (holandesa),  Red  Energy  ®,  Roaring  Lion  ®,  Sobe  Rush  ®,  Speed  ®,  XTC  ®  (austriaca),  etc.,  y,  con  lemas sugestivos, como los siguientes: «Red Bull ® te da alas para volar», «Feel the Rush ®, energía radical líquida», etc.. También se sabe que forman parte del plan de muchos jóvenes para librar el «alcoholímetro»   o, para aumentar el rendimiento deportivo  o el intelectual, lo que resulta inútil dado que, en el primer caso, la alcoholemia no disminuye con su ingestión.

En la segunda instancia, tampoco la bebida supera a los efectos de una buena alimentación y un buen entrenamiento y,  en  el  tercer  apartado,  en  los  desempeños  en  tareas  de  atención  selectiva  y  sostenida,  tampoco  se  ha encontrado   que  existan   diferencias   significativas.   Aunque,   el  fenómeno   placebo   es   importante:   a  nivel experimental,   las  expectativas   sobre  los  efectos   activadores   de  la  cafeína,  mejoran  la  realización  de  tareas posteriores al consumo de esta substancia.

La mayoría de éstas bebidas pueden contener,  en cantidades  variables,  hasta 50 componentes  entre los que se encuentran:  vitaminas  (B1,  B6,  B12,  C,  E, niacina,  ácido  pantoténico),  aminoácidos  (taurina,  glutamina,  leucina, isoleucina,   valina,   l-arginina),   cafeína,   azúcares   (glucosa), minerales,  inositol, carnitina,  y, extractos  de diferentes  plantas (ginseng) Algunos  ingredientes  son  clasificados  como  “adaptógenos”  (supuestos  normalizadores   de  funciones  corporales, alteradas  por el estrés) y otros como “ergogénicos” .

¿Son inocuas?

Las  investigaciones  han demostrado  que,  cada  uno  de sus  ingredientes,  en  módicas  cantidades,  no  representa ningún riesgo (aunque tampoco se ha documentado  beneficio  extra alguno, que justifique su participación  en algún plan de alimentación), pero, la mezcla de todos, en altas concentraciones,  es preocupante (Algunos afirman que hasta pueden provocar cirrosis, hepatitis y tumores); además, el efecto se agrava al combinarlas con el alcohol. El guaraná, por ejemplo, que contienen algunas, es la fuente de cafeína más rica que se conoce, entre las más de 63 plantas que la contienen.

La cafeína  es el psicotrópico,  legal,  más  ampliamente  aceptado  e  ingerido  en el mundo;  El cafeinismo  se  puede presentar  con 250mg/día  de cafeína y las bebidas energizantes actuales contienen de 108-382mg/100 ml.

La cafeína  y el alcohol tienen acciones  antagónicas  y aditivas (debido  al doble efecto del alcohol);  ambos, pueden producir  gastritis   y,  son  diuréticos   y  laxantes,   son  sustancias   adictivas,   crean  tolerancia,  dan  síndrome  de abstinencia  y,  pueden  contribuir  a  la  producción  o al  mantenimiento  de  cuadros  psicóticos;  la  combinación, también puede ocasionar crisis convulsivas y arritmias  con muerte súbita consecuente, pudiéndose presentar esto último, sobre todo, en individuos  predispuestos por cardiopatías  congénitas o adquiridas. Este tipo de bebidas, son disparadores que crean obsesión y compulsión para consumir otro tipo de drogas;  La ingesta habitual de las bebidas en cuestión se asocia a casos de anorexia (20%) y, a casos de obesidad (40%), esto último por su alto contenido calórico.

Intoxicación por cafeína sólo recientemente ha sido caracterizada. Los investigadores suecos realizaron un amplio análisis definiendo las dosis tóxicas de cafeína. De 5000 autopsias realizadas en Suecia cada año, el 1% tenía niveles de cafeína superiores a 10 ug / mL. En 16 años de autopsias, 20 casos tenían niveles de cafeína superior a 80 mg / ml, una dosis considerada potencialmente letal.  La causa de muerte en 12 de estos pacientes (edad media, 41 años) fue intoxicación por cafeína, aunque varios pacientes tuvieron otros medicamentos en su torrente sanguíneo. Las arritmias fueron la causa más común de muerte relacionada con cafeína.

La ingestión durante un breve periodo de tiempo de 3 a 10 g de cafeína puede ser letal. La cafeína es bien absorbida y alcanza niveles sanguíneos máximos 15 a 45 minutos después de la ingestión. La cafeína es metabolizada rápidamente por el hígado en estimulantes activos. El alcohol y otros medicamentos pueden prolongar hasta en 5 horas de vida media de la cafeína y contribuir a sus efectos tóxicos. Los refrescos y cafés más actuales, así como las bebidas energéticas, tienen aproximadamente 100 mg de cafeína por ración. Algunas bebidas energéticas tienen hasta 250 mg por porción.

Para llegar a la dosis letal de cafeína, una persona tendría que ingerir por lo menos 12 de las bebidas energéticas con cafeína dentro de muy pocas horas. Un número de factores contributivos requieren exploración. Por ejemplo, las interacciones farmacológicas relacionadas con los efectos tóxicos de la cafeína se conocen por completo. Cafeína y una serie de medicamentos se metabolizan a través del hígado. Algunas muertes podrían haber resultado de los niveles de cafeína aumentada y prolongada atribuible a múltiples fármacos que se metabolizan por la misma vía metabólica. La tasa de metabolismo del fármaco varía de persona a persona y depende del tamaño del cuerpo, la edad, el sexo y factores genéticos. Algunas personas pueden tener enfermedades cardiacas o hepáticas que podrían aumentar la susceptibilidad a la cafeína a efectos adversos relacionados, por lo que habitualmente consumen una cantidad de cafeína más peligroso. Algunos ingredientes de las bebidas energéticas pueden conferir toxicidad o promover las interacciones entre fármacos.

A medida que la popularidad de las bebidas energéticas ha aumentado, lo mismo ha sucedido con el número de estadounidenses que buscan tratamiento en las salas de emergencias de los hospitales tras consumir estas bebidas tan ricas en cafeína. Entre 2007 y 20011, el número de visitas a emergencias se duplicó, alrededor de 10,000 a casi 21,000. En 2011, el 58 por ciento de esas visitas a emergencias solo tuvieron que ver con las bebidas energéticas, mientras que el 42 por ciento también tuvieron que ver con el uso de drogas o de alcohol.

La mayoría de estos casos fueron en adolescentes o adultos jóvenes, aunque hubo un alarmante aumento en el número de personas a partir de los 40 años que llegaban a emergencias tras consumir estas bebidas, según el informe de la Administración de Abuso de Sustancias y Servicios de Salud Mental de EE. UU. Los síntomas iban desde el insomnio, el nerviosismo, los dolores de cabeza y los latidos cardiacos acelerados hasta las convulsiones.

Por otro lado La FDA ha publicado informes de eventos adversos de cuatro bebidas energéticas – 5-Hour Energy, Monster Energy, Energy Rockstar, y Red Bull. Hasta el momento, 18 muertes se han relacionado con las bebidas energéticas con alta contenido de cafeína. Algunos de los síntomas mencionados en los informes incluyen aumento del ritmo cardíaco, fatiga, vómitos, pérdida de conciencia y paro cardíaco y respiratorio. La FDA dice que la información importante puede no aparecer en los informes de eventos adversos, por lo que es “difícil de evaluar completamente …” si las bebidas energéticas causan las lesiones reportadas. Sin embargo, la agencia aconseja a los consumidores a consultar a un médico antes de usar los productos.

La Academia Americana de Pediatría recomienda que los niños pequeños no deben consumir bebidas energéticas. La cafeína puede ser especialmente perjudicial para los niños. Los adolescentes no deben tener más de 100 mg de cafeína cada día. Los padres deben controlar la cantidad de soda o café (u otras bebidas que contienen cafeína, como las bebidas de energía de cualquier tipo) a sus hijos adolescentes beben y ayudarles a entender los riesgos asociados con el consumo de grandes cantidades de cafeína.

Los adultos deben limitar su consumo de cafeína a 500 mg por día. Las personas que tienen problemas del corazón, presión arterial alta o dificultad para dormir o que están tomando medicamentos deben tener cuidado de limitar la cantidad de cafeína que beben. Las personas mayores pueden ser más sensibles a los efectos de la cafeína.

Si vas a consumir estas bebidas:

a) No las mescles con bebidas alcohólicas,

b) No las consumas  si eres menor de edad,

c) No las consumas  si estás embarazada y,

d) No tomes más de dos latas al día.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 4 marzo, 2013 en nutricion, Pediatria

 

Dime que opinas:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: