RSS

Asociación de la pobreza infantil, el desarrollo del cerebro, y Logro Académico

20 Jul

cerebroDebido a que el cerebro es el órgano del que procede toda la cognición y la emoción, el desarrollo del cerebro humano sano representa el fundamento de nuestra civilización. En consecuencia, no es tal vez no hay nada más importante que la sociedad deba hacer que fomentar y proteger el desarrollo del cerebro de nuestros hijos. Sobre la base de un cuerpo bien establecida de datos de comportamiento y un cuerpo más pequeño pero creciente de los datos de neuro-imagen, Cabello et al 1  proporcionan aún más una poderosa evidencia de los efectos perjudiciales tangibles de crecer en la pobreza en el desarrollo del cerebro y los resultados académicos relacionados con la infancia. Utilizando datos de los Institutos Nacionales de la Salud de Estudios de imagen de resonancia magnética del desarrollo normal del cerebro, los investigadores demostraron que los niños que viven por debajo de 1,5 veces el nivel federal de pobreza tenían volúmenes más pequeños de varias regiones cerebrales críticas para el rendimiento cognitivo y académico (la materia gris, lóbulos frontal y temporal, y el hipocampo). Mientras que los volúmenes cerebrales más pequeños en los niños criados en la pobreza se ha demostrado anteriormente en varias investigaciones 2,3  y se han relacionado con pobres resultados académicos y cognitivos de los niños que viven en la pobreza esto ha sido bien conocido desde hace varias décadas, 4  Hair et al 1  fue más allá para dilucidar el mecanismo de esta relación. Las conclusiones de la Hair et al 1  mostró que el pobre rendimiento cognitivo y académico entre los niños que viven en la pobreza fue mediada por un hipocampo y lóbulos frontales y temporales más pequeños y que la disminución del volumen de los últimos 2 estructuras explicó hasta un 15% a 20% de los déficit de rendimiento encontrados. Dada la naturaleza de la muestra del estudio investigado, donde los niños se enfrentan a muchos otros factores de riesgo para el pobre desarrollo del cerebro, es probable que los efectos reportados representan una sub-estimación de la magnitud del riesgo en la población general.

Estos hallazgos del estudio deben ser entendidos en el contexto de la literatura animal bien establecido y los datos emergentes en humanos que muestran que el medio ambiente, tanto físico como psicosocial, tiene un efecto significativo en el desarrollo del cerebro. Esta infancia dependiente de la experiencia de la plasticidad temprana que subraya tanto en la alta vulnerabilidad y adaptabilidad del cerebro humano en el desarrollo relativo. Además, los datos de estudios experimentales de los niños que se crían en ambientes institucionales, experimentan la privación relativa, y los asignados al azar a hogares sustitutos terapéuticos han demostrado que estos efectos ambientales sobre el desarrollo del cerebro son más poderosos durante el período altamente de neuro-plasticidad de la primera infancia.5,6  Estas pruebas convergentes del desarrollo da un nuevo significado a la importancia de proteger y mejorar el medio ambiente propicio para el desarrollo de los niños pequeños durante esta ventana de oportunidad en los primeros años de vida.

En consonancia con este conjunto de pruebas y la adición a las conclusiones de Hair et al, 1 la investigación previa de nuestro propio grupo también ha demostrado que los efectos nocivos de la pobreza en el desarrollo del hipocampo fueron mediados en parte por el apoyo maternal experimentada durante el período preescolar del desarrollo. 7 En conjunto, estos hallazgos ahora dilucidan una trayectoria de claro riesgo y coherente en el que la crianza de cuidado media el desarrollo de las regiones clave del cerebro en el contexto de la pobreza y que el desarrollo de estas estructuras cerebrales media en los resultados académicos. Esta línea de evidencia demuestra que el aumento de apoyo de los padres durante la primera infancia es un objetivo fundamental y específico de intervención para la prevención más eficaz de los pobres resultados cognitivos y académicos para los niños que viven en la pobreza extrema. La importancia de este tipo de intervenciones de neurociencia informada se ha destacado por los investigadores en este campo. 8

De acuerdo con esta conclusión, pero sobre la base de un análisis económico, Heckman y colegas 9 han demostrado que las intervenciones psicosociales en la forma de estimulación mejorada, soporte y crianza aplicada durante el período preescolar de desarrollo tienen un efecto positivo muy poderoso en los resultados en la vida adulta. En el análisis Heckman et al 9  también muestra claramente que las mejoras ambientales aplicadas durante el período preescolar tienen un efecto mucho más robusto en comparación con intervenciones similares aplicadas en la infancia tardía, la adolescencia y la edad adulta temprana. Después de décadas de investigación, ahora hay una poderosa literatura convergente en la eficacia de las intervenciones de la primera infancia para apoyar la crianza médico sobre los resultados del niño. 10  Estos resultados proporcionan evidencia muy fuerte de que un enfoque de salud pública sobre la mejora del ambiente de consolidación temprana para el niño en desarrollo en riesgo no es un sólo un enfoque crítico, sino rentable. Teniendo en cuenta que un alarmante 22% de los niños estadounidenses se estima que viven en la pobreza, 11 intervenciones de la primera infancia para apoyar el ambiente enriquecedor para estos niños ahora debe convertirse en nuestra principal prioridad de salud pública para el bien de todos.

En la ciencia del desarrollo y de la medicina, no es frecuente que los aspectos de la etiología y la solución deben ser un problema de salud pública claramente dilucidado. Es mucho menos común que se descubran soluciones factibles y rentables a este tipo de problemas y al alcance. Con base en esto, la literatura científica sobre los efectos perjudiciales de la pobreza en el desarrollo del cerebro infantil y la eficacia de los programas de crianza temprana para apoyar los resultados de adaptación más óptimas representan una hoja de ruta rara a preservar y apoyar el legado más importante de nuestra sociedad, el desarrollo del cerebro. Este cuerpo de evidencia irrefutable tomada en su conjunto está ahora accionable para la política pública.

INFORMACIÓN ARTÍCULO

Autor correspondiente: Joan L. Luby, MD, Departamento de Psiquiatría (niño), la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, 660 S Euclid, Box 8511, St. Louis, MO 63100 (lubyj@psychiatry.wustl.edu ).

Online Publicado: 20 de julio de 2015. doi: 10.1001 / jamapediatrics.2015.1682 .

Referencias

  1. NL pelo. Hanson JL, Wolfe BL, Pollak SD. Asociación de la pobreza infantil, el desarrollo del cerebro y el rendimiento académico [publicado en línea el 20 de julio 2015].  JAMA Pediatr. Doi:1001 / jamapediatrics.2015.1475.
  1. Noble KG, Houston SM, Brito NH, et al. El ingreso familiar, educación de los padres y de la estructura del cerebro en los niños y adolescentes.  Nat Neurosci. 2015; 18 (5): 773-778
  1. Hackman DA, Farah MJ. El nivel socioeconómico y el desarrollo del cerebro.  Tendencias Cogn Sci. 2009; 13 (2): 65-73
  1. Brooks-Gunn J, Duncan GJ. Los efectos de la pobreza en los niños.  Futuro Niño. . 1997; 7 (2): 55-71
  1. Nelson CA III, Zeanah CH, Fox NA, Marshall PJ, Smyke AT, Guthrie D. recuperación cognitiva en los niños pequeños socialmente desfavorecidas:. El Proyecto de Intervención Temprana de Bucarest  Ciencia. 2007; 318 (5858): 1937-1940
  1. Sheridan MA, Fox NA, Zeanah CH, McLaughlin KA, Nelson CA III. La variación en el desarrollo neuronal como resultado de la exposición a la institucionalización en la infancia temprana.  Proc Natl Acad Sci EE.UU.. . 2012; 109 (32): 12.927-12932
  1. Luby J, Belden A, Botteron K, et al. Los efectos de la pobreza sobre el desarrollo cerebral infantil: el efecto mediador de la prestación de cuidados y eventos estresantes de la vida.  JAMA Pediatr. 2013; 167 (12): 1135-1142
  1. Hackman DA, Farah MJ, Meaney MJ. El nivel socioeconómico y el cerebro: ideas mecanicistas de la investigación humana y animal.  Nat Rev Neurosci. 2010; 11 (9): 651-659
  1. Heckman JJ. Formación de capacidades y la economía de la inversión en los niños desfavorecidos.  Ciencia. 2006; 312 (5782): 1900-1902
  1. Avellar SA, Supplee LH. Eficacia de las visitas a domicilio en la mejora de la salud infantil y la reducción de maltrato infantil.  Pediatría. 2013; 132 (Supl 2): S90-S99
  1. Canadá G. Una nueva guerra contra la pobreza con una clara Publicado 5 de enero de 2014. Consultado el 19 de mayo 2015.

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 julio, 2015 en Uncategorized

 

Dime que opinas:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: