RSS

Cómo sobrevivir a los virus del estómago: Realidades y consejos para los padres  

29 Feb

Los virus del estómago suele ser una de las peores enfermedades que nuestros niños pueden traer de la  escuela.

7 datos útiles y consejos para combatir el virus estomacal en su hogar

  1. Lavarse las manos y mantener los objetos limpios son las mejores defensas que tiene para evitar contraer el virus del estómago. No es de extrañar que es muy importante hacerlo después de tocar y ayudar a su niño y cuando prepara o consume alimentos. Algunos virus sobreviven en las superficies por varios días. Y algunos virus como el norovirus pueden sobrevivir hasta el uso del gel antiséptico para manos. Usted tiene que usar agua y jabón para matarlo. Pero incluso prestando la más minuciosa atención a la higiene, todos los padres saben que cuando se trata del vómito, es muy difícil no perderle la pista a cada partícula que se esparce por doquier. Así que simplemente trate de hacer lo mejor que pueda. Cambie las sábanas y limpie bien el área donde hay vómito después de atender a su niño. El agua enjabonada y tibia es un buen aliado. Limpie las superficies de inmediato, use agua caliente para lavarlas y use la secadora a una temperatura alta.
  2. 24 horas (más o menos): Por lo general, la mayoría de los pediatras le dirán que el vómito no dura más de 24 horas, en el caso de una gastroenteritis típica. De vez en cuando dura más. Muchos niños no siguen esta regla. Una vez que el virus que causa la gastroenteritis se afianza en un niño comienza el vómito. Los niños tienden a votimar más que los adultos. En parte debido a que el reflejo nauseoso no está completamente desarrollado. Como la mayoría de los virus que causan la “gripe estomacal”, la infección se traslada del estómago a los intestinos, el vómito cesa más o menos en 24 horas. Pero no siempre es así. Si beben líquidos demasiado rápido o los niños consumen más alimentos sólidos de los que pueden tolerar, incluso después de 1 a 2 días después de haber iniciado a comer de nuevo, se puede presentar un episodio de vómito. Si ocurre uno de estos episodios de vómito, empiece de nuevo desde el comienzo (sorbos de líquidos transparentes) y poco a poco introduzca alimentos a su dieta. Si el vómito se empeora después de 24 horas, es tiempo de contactar al médico del niño.
  3. Desagradable y terrible. Es muy desagradable cuidar a un niño cuando está vomitando. No sólo es desagradable y repugnante sacar y limpiar pedazos del vómito de los tapetes, sábanas y prendas, también es preocupante ayudar a un niño que está vomitando debido a sus propios miedos de contraer el virus. Usted no es el único que se siente así. Es totalmente repulsivo ver a su propio niño enfermo, indispuesto y con nauseas. Y es horrible imaginar tener que cuidar a alguien cuando uno se siente muy enfermo. Haga lo que mejor que pueda para mantener sus manos limpias y continúe brindándole su amor. Todos sabemos, que cuando nos toca limpiar vómito del tapete a las 3:00 de la mañana, las cosas solo pueden mejorar.
  4. Medicamentos: Nos es común que los niños necesiten medicamentos cuando se están recuperando de una gastroenteritis. Aunque algunos medicamentos para la náusea están disponibles para el uso en los niños, la mayoría de los niños no necesitan medicamentos recetados. Hable con su pediatra si usted cree que el niño ha estado vomitando por más de 24 horas o si se está deshidratando. Recuerde que el vómito es una reacción del cuerpo del niño para protegerse y liberarse de la infección.
  5. Jabón, agua y lejía: William Osler dijo, “El jabón, el agua y el sentido común son los mejores desinfectantes”. Limpiar su hogar para evitar que se esparza la infección es absolutamente necesario. No necesita de productos costosos, solo de mantener las cosas bajo control. Con algunos de los virus más infecciosos que causan el vómito, sólo 10 partículas virales pueden causar la enfermedad. Además de agua y jabón trate de usar una solución con lejía diluida para limpiar las superficies rígidas.
  6. Trabajo de detective: Algunas veces simplemente no podrá determinar de dónde provino todo. Pero esto no debe disuadirla de desempeñar el papel de un detective de las infecciones. El único problema es que esto es simplemente una pérdida de tiempo.
  7. Deleitable, amor consentido: Hay una ventaja ocasional del terrible virus del estómago. Y es que tenemos que encontrar algo bueno para mantenernos optimistas. Cuando nuestros niños están enfermos es cuando verdaderamente nos desmuestran que nos necesitan más que a nadie en el mundo.

También existe la resiliencia. Los niños se recuperan bastante bien de una gastroenteritis viral típica, aunque la diarrea puede durar por varios días. Sin embargo, la capacidad que tienen nuestros niños para recuperarse siempre nos sorprenderá.

Fuente: Mama Doc Medicine: Finding Calm and Confidence in Parenting, Child Health, and Work-Life Balance (Copyright © 2014 Wendy Sue Swanson)

 
Deja un comentario

Publicado por en 29 febrero, 2016 en Pediatria, salud

 

Dime que opinas:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: