RSS

Impétigo: Revisión Sobre el Diagnóstico y Tratamiento

23 Mar
Impétigo: Revisión Sobre el Diagnóstico y Tratamiento

Hartman-Adams, H.; Banvard, C.; Juckett, G.  Rev. American Family Physician 2014 Vol. 90 Nro. 4 Página: 229 – 35

El impétigo es la infección bacteriana de la piel más común en los niños de dos a cinco años de edad. Hay dos tipos principales: no buloso (70% de los casos) y bulloso (30% de los casos). impétigo No buloso, o impétigo contagioso, es causada por Staphylococcus aureus o Streptococcus pyogenes, y se caracteriza por costras de color miel en la cara y las extremidades. El impétigo afecta principalmente a la piel o secundariamente infectada por  las picaduras de insectos, eczema, o lesiones herpéticas. El impétigo buloso, que es causado exclusivamente por S. aureus, resulta en ampollas grandes, flácida y es más probable que afecte zonas intertriginosas. Ambos tipos suelen desaparecer en dos o tres semanas sin dejar cicatriz, y las complicaciones son poco frecuentes, como la más grave la glomerulonefritis post-estreptocócica. El tratamiento incluye antibióticos tópicos como la mupirocina, retapamulina, y ácido fusídico. El tratamiento antibiótico oral se puede utilizar para el impétigo con grandes ampollas o cuando la terapia tópica es poco práctico. Amoxicilina / clavulánico, dicloxacilina, cefalexina, clindamicina, doxiciclina, minociclina, trimetoprima / sulfametoxazol, macrólidos  son las opciones, pero la penicilina no lo es. Las terapias naturales como el aceite de árbol de té; de oliva, ajo y aceites de coco; y la miel de abeja han sido anecdóticamente exitosas, pero carecen de pruebas suficientes para recomendarlas o descartarlas como opciones de tratamiento. Los tratamientos en desarrollo incluyen espuma de minociclina y Ozenoxacin, una quinolona tópica. Desinfectantes tópicos son inferiores a los antibióticos y no se deben utilizar. consideraciones de tratamiento empírico han cambiado con el aumento de la prevalencia de bacterias resistentes a los antibióticos, como S. aureus resistente a la meticilina, estreptococos resistentes a los macrólidos, y los estreptococos resistente a mupirocina todo esto ya documentado. Se aplican sobre las lesiones el ácido fusídico, mupirocina y retapamulin sensible a la meticilina, S. aureus y las infecciones por estreptococos. La clindamicina ha demostrado ser útil en las infecciones por S. aureus con sospecha de resistente a meticilina. Trimetoprim / sulfametoxazol cubre la infección por S. aureus resistente a la meticilina, pero es inadecuada para la infección estreptocócica.

Link Impetigo: diagnosis and treatment

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 23 marzo, 2017 en Uncategorized

 

Dime que opinas:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: