RSS

Archivo de la categoría: Pediatria

Padres de niños pequeños: abandonen sus teléfonos inteligentes

Demasiada tecnología y muy poca charla podría retrasar el desarrollo de la comunicación.

Los padres de hoy están presionados por el tiempo más que cualquier otra generación de padres, y están constantemente conectados. En gran parte gracias al teléfono inteligente, a los padres a menudo les resulta difícil separarse de sus dispositivos de mano. Controlar su teléfono se ha convertido en un hábito y una necesidad para administrar el trabajo y la vida familiar . Pero, toda esta multitarea también podría dañar la capacidad de aprendizaje de su hijo pequeño.

Formas de mejorar las habilidades de comunicación de su hijo

Pasa tanto tiempo asegurándose de que su hijo come bien, tiene todas las vacunas recomendadas y descansa lo suficiente. Sin embargo, su comunicación y desarrollo social es igual de importante. Los niños obtienen comunicación y habilidades sociales a través de escuchar, hablar, leer, cantar y jugar con sus padres, interacciones pérdidas mientras usa un teléfono inteligente.

Aquí hay tres maneras en que los padres pueden mejorar las habilidades de comunicación de sus hijos.

  1. Juegue juegos no electrónicos: las rimas infantiles realmente sirven para un propósito importante: promueven la interacción cara a cara, enseñan la toma de turnos y refuerzan las partes esenciales de la vinculación y la conversación. Actividades como soplar besos, despedirse con la mano y aplaudir ayudan a un niño a desarrollar la interacción social y las habilidades de conversación. Todos estos juegos requieren manos libres, ¡tanto para niños como para padres!
  2. Comparta un enfoque común: lean un libro juntos , compartan un juguete, miren al mismo perro en un parque. Cuando dos personas se enfocan en lo mismo al mismo tiempo, se involucran en lo que se llama «atención conjunta». La atención conjunta es una parte vital de la comunicación y el desarrollo del lenguaje . También es una habilidad social importante, que permite que un niño comparta una experiencia con otra persona y vea el punto de vista de otra persona. Compartir el enfoque le permite a un niño saber que le interesa lo que dicen o hacen. Cuando los padres están en sus teléfonos celulares, no están completamente enfocados en los mismos puntos de atención que sus hijos y pierden oportunidades clave para desarrollar esta habilidad.
  3. Enviar y recibir mensajes no verbales: las palabras para hablar y entender son solo parte del rompecabezas de la comunicación. Las señales no verbales como el contacto visual, las expresiones faciales, los gestos y el lenguaje corporal proporcionan información adicional. Un niño es capaz de reconocer las emociones y comprender la intención de un mensaje. Cuando un padre usa un teléfono inteligente, estas señales no verbales a menudo se reducen o eliminan por completo. Como resultado, los niños pierden la oportunidad de recibir importantes señales no verbales de sus padres (parte de aprender a comunicarse). Los padres también pueden omitir la información que sus hijos intentan enviar señalando, gesticulando, mirando fijamente, etc. Estas son señales sutiles pero vitales que envían los niños pequeños, especialmente cuando aún no hablan muchas palabras .

Consejos para padres que se sienten sobrecargados de tecnología

Los teléfonos inteligentes pueden ser una forma de conectarse con los demás y facilitar nuestras vidas, pero su uso excesivo puede interferir con las interacciones entre padres e hijos. Si bien puede ser difícil mantener su teléfono fuera de la vista por completo (especialmente porque la mayoría de los padres también usan sus teléfonos para tomar fotos y videos de sus hijos), establecer algunos límites para promover el uso de la tecnología de una manera saludable puede ayudar.

Aquí hay algunas sugerencias:

  • Cree horarios regulares sin tecnología: como parte de la rutina diaria, haga que los dispositivos (por ejemplo, televisores, teléfonos, computadoras, juegos u otros dispositivos electrónicos) estén fuera de los límites en momentos específicos. La hora de la cena y antes de irse a la cama son importantes, pero es deseable que cada día salgan más de la tecnología, especialmente para familias con niños muy pequeños. También puede limitar las distracciones digitales creando salas / zonas sin tecnología en la casa, como la mesa de la cocina . Si estás sentado alrededor de la mesa enviando mensajes de texto mientras comes, no te estás conectando. Enséñele a su hijo a conectarse conectándose.
  • Designe salidas sin tecnología: un viaje a la granja o al zoológico, una cita de juegos en el parque, un día en la piscina. A la mayoría de los padres les encanta tomar fotos de sus hijos y compartir momentos en Facebook, pero una actividad puede pasar indocumentada de vez en cuando. Cerrar el teléfono permite que todos disfruten de momentos divertidos e ininterrumpidos para centrarse en hablar y comunicarse entre ellos.
  • Use la tecnología de una manera interactiva: si está usando un teléfono u otro dispositivo, úselo junto con sus hijos. Hable acerca de lo que ve, formule preguntas y encuéntrese cara a cara.

Por qué no puede ser reemplazado por tecnología

El desarrollo de las habilidades del habla y el lenguaje está fuertemente relacionado con la capacidad de pensar, las relaciones sociales, la lectura y la escritura, y el éxito escolar. En los primeros tres años de vida, se produce el 80% del desarrollo cerebral de un niño. Este desarrollo se alimenta a través de interacciones verbales y no verbales consistentes entre padres e hijos, por lo que es importante mantener el enfoque en el tiempo de calidad y no en la tecnología siempre que sea posible.

¿Esto significa que tenemos que dejar nuestros teléfonos inteligentes por completo? Por supuesto no; pero nada reemplaza la interacción cara a cara cuando se trata del aprendizaje de nuestros hijos y el desarrollo del habla y el lenguaje, ni siquiera la tecnología.

 
Deja un comentario

Publicado por en 30 agosto, 2018 en Pediatria

 

Cómo sobrevivir a los virus del estómago: Realidades y consejos para los padres  

Los virus del estómago suele ser una de las peores enfermedades que nuestros niños pueden traer de la  escuela.

7 datos útiles y consejos para combatir el virus estomacal en su hogar

  1. Lavarse las manos y mantener los objetos limpios son las mejores defensas que tiene para evitar contraer el virus del estómago. No es de extrañar que es muy importante hacerlo después de tocar y ayudar a su niño y cuando prepara o consume alimentos. Algunos virus sobreviven en las superficies por varios días. Y algunos virus como el norovirus pueden sobrevivir hasta el uso del gel antiséptico para manos. Usted tiene que usar agua y jabón para matarlo. Pero incluso prestando la más minuciosa atención a la higiene, todos los padres saben que cuando se trata del vómito, es muy difícil no perderle la pista a cada partícula que se esparce por doquier. Así que simplemente trate de hacer lo mejor que pueda. Cambie las sábanas y limpie bien el área donde hay vómito después de atender a su niño. El agua enjabonada y tibia es un buen aliado. Limpie las superficies de inmediato, use agua caliente para lavarlas y use la secadora a una temperatura alta.
  2. 24 horas (más o menos): Por lo general, la mayoría de los pediatras le dirán que el vómito no dura más de 24 horas, en el caso de una gastroenteritis típica. De vez en cuando dura más. Muchos niños no siguen esta regla. Una vez que el virus que causa la gastroenteritis se afianza en un niño comienza el vómito. Los niños tienden a votimar más que los adultos. En parte debido a que el reflejo nauseoso no está completamente desarrollado. Como la mayoría de los virus que causan la «gripe estomacal», la infección se traslada del estómago a los intestinos, el vómito cesa más o menos en 24 horas. Pero no siempre es así. Si beben líquidos demasiado rápido o los niños consumen más alimentos sólidos de los que pueden tolerar, incluso después de 1 a 2 días después de haber iniciado a comer de nuevo, se puede presentar un episodio de vómito. Si ocurre uno de estos episodios de vómito, empiece de nuevo desde el comienzo (sorbos de líquidos transparentes) y poco a poco introduzca alimentos a su dieta. Si el vómito se empeora después de 24 horas, es tiempo de contactar al médico del niño.
  3. Desagradable y terrible. Es muy desagradable cuidar a un niño cuando está vomitando. No sólo es desagradable y repugnante sacar y limpiar pedazos del vómito de los tapetes, sábanas y prendas, también es preocupante ayudar a un niño que está vomitando debido a sus propios miedos de contraer el virus. Usted no es el único que se siente así. Es totalmente repulsivo ver a su propio niño enfermo, indispuesto y con nauseas. Y es horrible imaginar tener que cuidar a alguien cuando uno se siente muy enfermo. Haga lo que mejor que pueda para mantener sus manos limpias y continúe brindándole su amor. Todos sabemos, que cuando nos toca limpiar vómito del tapete a las 3:00 de la mañana, las cosas solo pueden mejorar.
  4. Medicamentos: Nos es común que los niños necesiten medicamentos cuando se están recuperando de una gastroenteritis. Aunque algunos medicamentos para la náusea están disponibles para el uso en los niños, la mayoría de los niños no necesitan medicamentos recetados. Hable con su pediatra si usted cree que el niño ha estado vomitando por más de 24 horas o si se está deshidratando. Recuerde que el vómito es una reacción del cuerpo del niño para protegerse y liberarse de la infección.
  5. Jabón, agua y lejía: William Osler dijo, «El jabón, el agua y el sentido común son los mejores desinfectantes». Limpiar su hogar para evitar que se esparza la infección es absolutamente necesario. No necesita de productos costosos, solo de mantener las cosas bajo control. Con algunos de los virus más infecciosos que causan el vómito, sólo 10 partículas virales pueden causar la enfermedad. Además de agua y jabón trate de usar una solución con lejía diluida para limpiar las superficies rígidas.
  6. Trabajo de detective: Algunas veces simplemente no podrá determinar de dónde provino todo. Pero esto no debe disuadirla de desempeñar el papel de un detective de las infecciones. El único problema es que esto es simplemente una pérdida de tiempo.
  7. Deleitable, amor consentido: Hay una ventaja ocasional del terrible virus del estómago. Y es que tenemos que encontrar algo bueno para mantenernos optimistas. Cuando nuestros niños están enfermos es cuando verdaderamente nos desmuestran que nos necesitan más que a nadie en el mundo.

También existe la resiliencia. Los niños se recuperan bastante bien de una gastroenteritis viral típica, aunque la diarrea puede durar por varios días. Sin embargo, la capacidad que tienen nuestros niños para recuperarse siempre nos sorprenderá.

Fuente: Mama Doc Medicine: Finding Calm and Confidence in Parenting, Child Health, and Work-Life Balance (Copyright © 2014 Wendy Sue Swanson)

 
Deja un comentario

Publicado por en 29 febrero, 2016 en Pediatria, salud

 
 
A %d blogueros les gusta esto: