RSS

Archivo de la categoría: Varios

Ayudas Naturales para poder dormir

dormir¿Cuáles son las opciones para la gente, que no quieren tomar medicamentos con receta para el sueño, pero anhelan una buena noche de sueño?

Ayudas naturales del sueño: Suplementos dietéticos

1. La valeriana es un suplemento dietético que se ha utilizado desde la antigüedad para el insomnio y el nerviosismo. Aunque mucha gente utiliza la valeriana como una ayuda para dormir, su eficacia no ha sido probada. Jawad Miran, DO, un especialista en medicina del sueño del sueño del Somerset Medical Center para la Vida en Hillsborough, NJ, advierte que lo que hay es poca consistencia en la calidad de los ingredientes de las preparaciones de valeriana en el mercado: “No hay un compuesto que es valeriana, más bien hay numerosos compuestos en cantidades variables “, dice Miran. Él dice que la mayoría de los médicos no recomendamos la valeriana a sus pacientes con insomnio. Las personas que toman la valeriana no se deben combinar con otros suplementos o medicamentos para el sueño.
2. La manzanilla, como la valeriana, es un remedio herbal tradicional que se ha utilizado desde la antigüedad para combatir el insomnio y una amplia gama de otros problemas de salud. La manzanilla es vendido en forma de tény ungüento tópico. La manzanilla está ampliamente disponible en las tiendas naturistas y supermercados. La eficacia de manzanilla como una ayuda para dormir no ha sido ampliamente investigado en los seres humanos, pero en los estudios con animales se ha demostrado ser una ayuda segura y suave del sueño. 
3. La melatonina es una hormona que es producida por la glándula pineal en el cerebro. Se cree que la melatonina a desempeñar un papel central en la regulación del sueño y los ritmos circadianos. Melatonina sintética es un suplemento dietético popular que se vende como una ayuda para dormir y como antioxidante. Según Miran, hay evidencia de que la melatonina alivia trastornos del ritmo circadiano y trastornos de fase retardada del sueño, pero no se ha demostrado su eficacia en el tratamiento del insomnio o la mejora de la calidad del sueño en el largo plazo.

Mientras que la investigación científica no ha demostrado la eficacia de muchas ayudas naturales del sueño, eso no significa que no van a ayudar a dormir, dice especialista del sueño Lisa Shives, un portavoz de la Academia Americana de Medicina del Sueño. “La investigación no ha sido robusta”, dice ella, aún así, algunos de sus pacientes a encuentra estos suplementos dietéticos eficaces. “La gente le gusta sentir que están tomando algo”, señala.

Es importante recordar que la FDA regula los suplementos dietéticos en un conjunto diferente de reglas que los alimentos convencionales y las drogas. Los fabricantes no están obligados a inscribirse u obtener aprobación de la FDA de su producto antes de venderlo. “La gente piensa,” es natural, eso significa que es seguro ‘”, dice Shives, quien es director médico de medicina del sueño de la Costa Norte de Evanston, Illinois” Pero la estricnina es también natural.’ Natural ‘no significa que usted no deba tener cuidado “.

En el caso de la melatonina, por ejemplo, Shives no aconseja a los padres  dar a los niños, especialmente los varones, ya que no hay evidencia de que puedan afectar los niveles de testosterona.

Asegúrese de consultar a su médico antes de tomar cualquier suplemento dietético. Algunos suplementos pueden interactuar con otros medicamentos o tienen efectos secundarios no previstos.

Ayudas naturales del sueño: la terapia cognitivo-conductual (TCC)

La terapia cognitiva conductual o TCC, describe una variedad de terapias que modifican los patrones de pensamiento y comportamiento. TCC se ha utilizado para tratar con eficacia algunas enfermedades, incluyendo la depresión, fobias y trastornos de la alimentación.

Cuando se usa para tratar el insomnio, la TCC ayuda a los pacientes a modificar pensamientos y comportamientos que perturban el sueño y provocan insomnio. Un programa de TCC incluye típicamente seis a ocho sesiones de media hora con un especialista del sueño.

Los programas de rehabilitación para el insomnio pueden incluir las siguientes técnicas:

1. La higiene del sueño ayuda a los pacientes a mejorar sus hábitos diarios de sueño por el asesoramiento que se vayan a la cama y levantarse a la misma hora todos los días, evitar la cafeína por la tarde y por la noche, vigilan la alimentación durante la noche, y participar en actividades de relajación antes de acostarse, por ejemplo.   
2. El control de estímulos ayuda a los pacientes a desarrollar asociaciones calmantes, somníferos con la cama y el dormitorio. Por ejemplo, los pacientes se les aconseja quitar los televisores y las computadoras de la habitación, y usar la cama sólo para dormir y tener sexo. 
3. La restricción del sueño limita el número de horas dedicadas a la cama, lo que ayuda a aumentar la eficiencia del sueño.
4. La terapia cognitiva ayuda a los pacientes a entender y contrarrestar los pensamientos negativos y las ideas falsas que los mantienen despiertos. 

5. Las técnicas de relajación ayudan a la gente a relajarse con imágenes guiadas, la meditación, la respiración profunda y la relajación muscular. 

6. Biofeedback ayuda a los pacientes a identificar y aprender a controlar los factores fisiológicos que podrían impedir el sueño.

TCC ha demostrado para tratar eficazmente el insomnio, incluso para personas con problemas de sueño a largo plazo, según el experto en sueño Miran.

Shives, que refiere de forma rutinaria a los pacientes a un psicólogo que utiliza una variedad de técnicas de TCC, está de acuerdo. “Soy un gran creyente en la TCC,” dice ella.

Para los pacientes con problemas de insomnio grave, Shives a menudo inicia el tratamiento mediante la combinación de un programa de TCC y un breve tratamiento con medicamentos para dormir con receta. “Muchos de mis pacientes tienen una mirada desesperada en sus ojos en el momento en que vienen a verme”, dice ella. “Sé que si no se le resuelve con un trozo de papel en sus manos, será un día negro en verdad.”

Los expertos del sueño Miran y Shives están de acuerdo en que es necesario que haya más investigación sobre la TCC y cómo se compara con otros tratamientos para el insomnio, pero hasta ahora los resultados son prometedores – sin efectos secundarios

Fuente: WebMed

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 11 diciembre, 2013 en Varios

 

Parto domiciliario, ¿cómo actuar?

Pediatrics 2013; 131: 1016-1020

PartoIntroducción

Las mujeres y sus familias pueden desear un parto domiciliario por una variedad de razones, entre ellas la esperanza de un ambiente más familiar, el aumento del control del proceso, la disminución de la intervención obstétrica, y los menores costos. Aunque la incidencia del parto domiciliario se mantiene por debajo del 1% de todos los nacimientos en los Estados Unidos, la tasa de partos  domiciliarios ha aumentado durante los últimos años en las mujeres de raza blanca, no hispanas.

Sin embargo, la elección de la mujer de planificar un parto domiciliario no está bien apoyada en los Estados Unidos. Los obstáculos son generalizados y sistemáticos e incluyen la amplia variación en las leyes y regulaciones estatales, la falta de profesionales debidamente capacitados y dispuestos, y la falta de sistemas de apoyo para garantizar la disponibilidad de una consulta especializada y el transporte oportuno a un hospital.

La geografía también puede afectar negativamente a la seguridad del nacimiento planificado en el hogar, debido a que los tiempos de viaje > 20 minutos se han asociado con un mayor riesgo de resultados adversos neonatales, incluyendo mortalidad. Ya sea por estas razones u otras, el parto domiciliario en los Estados Unidos parece estar asociado con un aumento de dos a tres veces en la mortalidad neonatal o con un aumento del riesgo absoluto de aproximadamente 1 muerte neonatal por 1000 nacidos vivos sin anomalías.

La evidencia también sugiere que los niños nacidos en el hogar en los Estados Unidos tienen una mayor incidencia de bajas puntuaciones de Apgar y convulsiones neonatales. En contraste, un estudio más pequeño de todos los partos planeados en el hogar atendidos por parteras en British Columbia, Canadá, desde 2000 hasta 2004 no reveló un aumento de la mortalidad neonatal con respecto a los nacimientos programados en el hospital atendidos ya sea por parteras o por médicos.

Las parteras registradas en British Columbia tienen el mandato de ofrecer a las mujeres la opción de parir en un hospital o en su casa si cumplen con los criterios de elegibilidad para  parto domiciliario definidos por el Colegio de Parteras de British Columbia (Tabla 1).

En una reciente declaración de posición, el Comité de Práctica Obstétrica del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (CAOG) declaró: “aunque el Comité de Práctica Obstétrica cree que los hospitales y centros de maternidad son el marco más seguro para el nacimiento, respeta el derecho de la mujer a tomar una decisión médicamente informada sobre su parto.

Las mujeres que preguntan por el parto domiciliario deben ser informadas de sus riesgos y beneficios en base a evidencia reciente”. La declaración revisó a las candidatas adecuadas para el parto domiciliario y describió a los componentes del sistema de salud como “críticos para reducir las tasas de mortalidad neonatal y alcanzar resultados favorables durante el parto en el hogar” (Tabla 1).

Los pediatras deben estar preparados para ofrecer consejo informado de apoyo a las mujeres que consideran el parto domiciliario, manteniendo su rol como cuidadores del niño al evaluar si la situación es apropiada para soportar un parto planificado en el hogar (Tabla 1).

Además de informar a la embarazada del aumento de la mortalidad neonatal y de otras complicaciones neonatales con el nacimiento domiciliario planificado, el pediatra debe advertirle que la Academia Americana de Pediatría (AAP) y el CAOG apoyan la prestación de cuidado sólo por parteras que están certificadas por la Junta Americana de Certificación Obstétrica y debe concientizarla de que algunas mujeres que planean dar a luz en sus casas tendrán que ser derivadas a un hospital antes del parto debido a complicaciones no previstas. Este porcentaje varía ampliamente entre informes, desde aproximadamente el 10% al 40%, con una mayor tasa de derivación de mujeres primíparas. La madre debe ser capaz de ver a una derivación exitosa no como un fallo del parto domiciliario, sino más bien como un éxito del sistema.

El cuidado del neonato nacido en el hogar es un tema particularmente importante, porque los mismos son cuidados fuera de las salvaguardias de los sistemas basados en protocolos requeridos en hospitales y centros de maternidad. Esta situación supone una carga mayor para los profesionales de la salud, ya que deben recordar y llevar a cabo todos los componentes de la evaluación y el cuidado del recién nacido.

Para ayudar a los profesionales, esta declaración política se ocupa de 2 áreas específicas: la reanimación y evaluación del recién nacido inmediatamente después del nacimiento y los elementos esenciales de atención y seguimiento de la salud del recién nacido a término sano.

Tabla 1. Recomendaciones al considerar un parto domiciliario

Candidata para el parto domiciliarioa
• Ausencia de enfermedades maternas preexistentes
• Ausencia de problemas significativos ocurridos durante el embarazo
• Un feto único estimado como apropiado para la edad gestacional
• Presentación cefálica
• Gestación de 37 a < 41 semanas completas de embarazo
• Trabajo de parto espontáneo o inducido en forma ambulatoria
• Madre que no ha sido derivada desde otro hospitalSistemas necesarios para apoyar el parto domiciliario planificado
• Disponibilidad de una partera certificada, enfermera-partera certificada, o un médico con prácticas dentro de un sistema de salud integrado y regulado
• Asistencia de por lo menos 1 persona entrenada correctamente (ver texto) cuya principal responsabilidad sea el cuidado del recién nacido
• Fácil acceso a la consulta
• Garantía de un transporte seguro y oportuno a un hospital cercano con una disposición preexistente para tales derivaciones

aEl CAOG considera al parto previo por cesárea como una contraindicación absoluta para el parto planificado en el hogar.

Evaluación, reanimación, y cuidado del recién nacido inmediatamente después del nacimiento

Según lo recomendado por la AAP y la Asociación Americana de Cardiología, debe haber por lo menos una persona presente en cada parto cuya principal responsabilidad es el cuidado del recién nacido. Las situaciones en las que tanto la madre como el recién nacido requieren al mismo tiempo atención urgente son poco frecuentes, pero, sin embargo, pueden ocurrir.

Por lo tanto, cada parto debe ser asistido por 2 personas, de las cuales una por lo menos tenga formación adecuada, habilidades y equipamiento para llevar a cabo una completa reanimación del recién nacido, de acuerdo con los principios del Programa de Reanimación Neonatal.

Para facilitar la obtención de  ayuda de emergencia cuando sea necesario, debe probarse la integridad operativa del teléfono u otro sistema de comunicación antes del parto (al igual que de cada pieza del equipamiento médico), y debe supervisarse el clima. Además, debe constatarse la disposición previa de un centro médico para garantizar una derivación segura y oportuna en el caso de una emergencia.

El cuidado del recién nacido inmediatamente después del parto debe adherirse a los estándares de práctica descriptos en las Guías para el Cuidado Perinatal, que incluyen el suministro de calor, el inicio de medidas de reanimación adecuadas y la asignación de las puntuaciones de Apgar.

Aunque el contacto piel a piel con la madre es la forma más eficaz de proporcionar calor,  puede disponerse de almohadillas de calor portátiles en caso de que un recién nacido requiera reanimación y no pueda ser colocado en el pecho de su madre. Un recién nacido que requiere reanimación debe vigilarse frecuentemente durante el periodo de posparto inmediato, y los neonatos que reciben una reanimación extensa (por ejemplo, ventilación con presión positiva durante más de 30-60 segundos) deben derivarse a un centro médico para una estrecha vigilancia y evaluación. Además, cualquier niño que tenga dificultad respiratoria, cianosis continua, u otros signos de enfermedad debe ser trasladado de inmediato a un centro médico.

Cuidado del recién nacido

El cuidado posterior del recién nacido debe adherirse a las normas de la AAP como se describe en las Guías para el Cuidado Perinatal, así como a la declaración de la AAP con respecto a la atención del recién nacido. Aunque una revisión detallada de estas normas sería demasiado larga para incluir en esta declaración, algunos puntos de práctica son dignos de mención específica:

  • Cuidado de transición (primeras 4-8 horas): El niño debe mantenerse caliente y debe ser sometido a un examen físico detallado que incluya una evaluación de la edad gestacional y del estado de crecimiento intrauterino (peso, talla y circunferencia craneana), así como una evaluación del riesgo integral de condiciones neonatales que puedan necesitar un control o intervención adicional. La temperatura, la frecuencia cardíaca y respiratoria, el color de la piel, la circulación periférica, la respiración, el nivel de conciencia, el tono, y la actividad deben ser monitorizados y registrados por lo menos una vez cada 30 minutos hasta que la condición del recién nacido se considere normal y se haya mantenido estable durante 2 horas. Un neonato que se cree presenta una edad gestacional < 37 semanas debe ser trasladado a un centro médico para continuar la observación de condiciones asociadas con la prematurez, incluyendo dificultad respiratoria, alimentación deficiente, hipoglucemia, hiperbilirrubinemia, así como para estudio del asiento de seguridad del automóvil si hubiera.
  • Monitoreo de la enfermedad por estreptococos del grupo B: Según lo recomendado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades y la AAP, las mujeres embarazadas deben ser examinadas para la colonización por estreptococos del grupo B a las 35 a 37 semanas de gestación. Las mujeres que están colonizadas deben recibir ≥ 4 horas de penicilina, ampicilina, o cefazolina por vía intravenosa. Si la madre ha recibido este tratamiento intraparto y tanto ella como su hijo recién nacido permanecen asintomáticos, pueden estar en su hogar si el niño puede ser observado frecuentemente por un médico experimentado y bien informado. Si la madre muestra signos de corioamnionitis o si el niño no parece verse bien, el lactante debe ser derivado rápidamente a un centro médico para evaluación y tratamiento adicional.
  •  Monitoreo de la glucosa: Los neonatos que tienen crecimiento fetal anormal (estimados como pequeños o grandes para la edad gestacional), o cuyas madres tienen diabetes deben ser tenidos en un hospital o maternidad, debido al aumento del riesgo de hipoglucemia y otras complicaciones neonatales. Si, después del parto, se descubre que un niño es pequeño o grande para la edad gestacional o si ha requerido reanimación, debe ser examinado para hipoglucemia como se indica en la declaración de la AAP. Si la hipoglucemia es identificada y persiste después de la alimentación (glucosa < 45 mg/dl), el lactante debe ser trasladado inmediatamente a un centro médico para continuar su evaluación y tratamiento.
  • Profilaxis ocular: Todo recién nacido debe recibir profilaxis contra la oftalmia neonatal gonocócica.
  • Vitamina K: Todo recién nacido debe recibir una sola dosis parenteral de óxido de  vitamina K1 natural (fitonadiona [0,5-1 mg]) para evitar la enfermedad hemorrágica del recién nacido dependiente de vitamina K. La administración oral de la vitamina K no ha demostrado ser tan eficaz como la administración parenteral para la prevención de la enfermedad hemorrágica tardía. Esta dosis debe administrarse poco después del nacimiento, pero se puede retrasar hasta después de la primera lactancia.
  • Vacunación contra Hepatitis B: Se recomienda la inmunización temprana contra la hepatitis B para todos los lactantes médicamente estables con un peso al nacer > 2 kg.
  • Evaluación de la alimentación: La lactancia materna, incluyendo la observación de la posición, la prendida, y la transferencia de leche, deben ser evaluados por un cuidador entrenado. La madre debe ser alentada para registrar el tiempo y la duración de cada alimentación, así como la producción de orina y heces, durante los primeros días de la lactancia materna.
  • Detección de hiperbilirrubinemia: Los neonatos cuyas madres son Rh negativas deben tener una muestra de sangre de cordón enviada para la realización de una prueba de Coombs directa; si el tipo de sangre de la madre es O, la sangre de cordón umbilical puede ser evaluada para obtener el tipo de sangre del bebé y la prueba de anticuerpos directa, pero no se requiere siempre que haya una vigilancia, una evaluación del riesgo y un seguimiento adecuados. Todos los recién nacidos deben ser evaluados por el riesgo de hiperbilirrubinemia y deben ser sometidos a detección de bilirrubina entre las 24 y 48 horas de vida. El valor de bilirrubina debe  ser representado en el nomograma hora-específico para determinar el riesgo de hiperbilirrubinemia grave y la necesidad de repetición de las determinaciones.
  • Cribado neonatal universal: Todo recién nacido debe someterse a un cribado neonatal universal en conformidad con los mandatos estatales individuales, con la primera muestra de sangre idealmente recogida entre las 24 y las 48 horas de vida.
  • Cribado de la audición: El cuidador principal del neonato debe garantizar que la audición de cualquier niño nacido fuera del ámbito hospitalario sea evaluada alrededor del mes de vida, según las recomendaciones de la AAP.
  • Provisión de atención de seguimiento: La documentación integral y la comunicación con el proveedor de seguimiento son esenciales. Los registros escritos deben describir el cuidado prenatal, el parto y el curso postnatal inmediato, documentar claramente qué exámenes y medicamentos han sido proporcionados por el encargado del nacimiento, y lo que falta realizar. Todos los recién nacidos deben ser evaluados por un profesional de la salud que tenga conocimientos y experiencia en pediatría dentro de las 24 horas siguientes al nacimiento y posteriormente dentro de las 48 horas de la primera evaluación. La visita inicial de seguimiento debe incluir una medición del peso y un examen físico del niño, especialmente para ictericia e hidratación. Si la madre está amamantando, la consulta debe incluir una evaluación de los antecedentes maternos de problemas mamarios (por ejemplo, dolor o congestión), los patrones de eliminación del neonato, y una evaluación formal observada de la lactancia materna, incluyendo posición, prendida, y transferencia de leche. Deben revisarse los resultados de las pruebas de laboratorio maternas y neonatales; deben realizarse las pruebas indicadas clínicamente, como la bilirrubina sérica, y las pruebas de cribado en conformidad con las regulaciones estatales. La detección de  cardiopatías congénitas se debe realizar mediante el uso de pruebas de saturación de oxígeno como recomienda la AAP.

Conclusiones

La AAP coincide con la posición reciente de la declaración del CAOG, afirmando que los hospitales y centros de maternidad son los ambientes más seguros para el parto en los Estados Unidos, pero respetando el derecho de las mujeres a tomar una decisión médicamente informada sobre el parto. Además, la AAP en concordancia con el CAOG no apoya la prestación de atención por parteras empíricas o que no están certificadas por la Junta Americana de Certificación Obstétrica.

Independientemente de las circunstancias del nacimiento, incluyendo la locación, todo recién nacido merece una atención de la salud que se adhiera a las normas resaltadas en esta declaración y descriptas más completamente en otras publicaciones de la AAP.

El objetivo de proporcionar atención de alta calidad a todos los recién nacidos puede lograrse mejor a través de los constantes esfuerzos de todos los proveedores e instituciones de los países participantes para desarrollar y mantener la comunicación y la comprensión en base a la interacción profesional y el respeto mutuo en todo el sistema de cuidado de la salud

Fuente de traducción y Resumen: www.Intramed.net

 
Deja un comentario

Publicado por en 17 julio, 2013 en salud, Varios

 

Helicobacter pylori (Hp): puesta al día

El descubrimiento del Helicobacter pylori (Hp) en 1983 y su implicación clínica en las enfermedades gastrointestinales ha sido considerado uno de los principales hallazgos de la gastroenterología.

Hoy en día, su implicación en la gastritis crónica activa, su asociación con la úlcera gastroduodenal y su inclusión entre los agentes carcinógenos del grupo 1, ha convertido al Hp en uno de los microorganismos de mayor interés en patología humana.

La infección por Hp se da en todo el mundo y en individuos de todas las edades. Estimaciones conservadoras sugieren que aproximadamente la mitad de la población mundial se encuentra colonizada por esta bacteria. En un estudio realizado en Madrid en población sana, la prevalencia resultó ser del 60,3%, estableciéndose una asociación estadísticamente significativa entre la infección por Hp y la edad.

La infección es más frecuente y se adquiere a edades más tempranas en los países en vías de desarrollo que en los industrializados. No se ha establecido con certeza el modo de transmisión, pero las vías de exposición fecal-oral u oral-oral parecen las más probables.

Una vez se ha adquirido la infección, ésta persiste, si bien la mayoría de los infectados no presentará nunca manifestaciones clínicas. Actualmente no es posible identificar a la población con mayor riesgo de desarrollar patología asociada al Hp. Por otra parte, el 90-95% de las úlceras duodenales y el 70% de las úlceras gástricas están asociadas con el Hp.

Diagnóstico

• ¿Cuándo está indicado realizar una prueba para diagnosticar Hp?

• Métodos de diagnóstico

Tratamiento de erradicación

• Triple terapia o terapia estándar

• Terapia cuadruple

• Terapia secuencial

• Otras opciones de tratamiento

• Confirmación de la erradicación

Hp en niños

Fuente: Boletín INFAC, del Comité de Evaluacion de Nuevos Medicamentos de Euskadi, leer artículo completo haciendo click aqui

El boletín INFAC es miembro de la Sociedad Internacional de Boletines de Medicamentosindependientes de la industria farmacéutica

 
Deja un comentario

Publicado por en 15 julio, 2012 en salud, Varios

 

¿Qué son los tics y por qué aparecen?

Parpadear en exceso, rotar la cabeza sin sentido y hasta gritar aunque no se sienta miedo, son algunas de las expresiones de este complejo trastorno.La Nación

Por Mariana Israel

Algunos parpadean en exceso, como si tuvieran una basurita en el ojo. Otros rotan la cabeza, como para aliviar una contractura. Y una minoría grita aunque no sienta miedo, o larga una catarata de palabrotas sin motivo. Así son los tics: imprevisibles y sin sentido. Pueden ser gestos normales -como guiñar un ojo- pero fuera de contexto.

Se calcula que afectan al 1% de los niños: “Es habitual que aparezcan entre los 6 y 8 años, y suele haber algún antecedente familiar”, explicó el doctor Claudio Waisburg, director médico del Departamento Infanto Juvenil del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro.

Empeoran con la ansiedad, la fatiga y el estrés, pero esto no significa que sean “tics nerviosos”, como se los conoce. “Los tics se deben a un trastorno en el desarrollo neurológico de los hábitos: hay un cortocircuito en los mecanismos de inhibición y por eso se escapan estos actos repetitivos”, definió la doctora Beatriz Moyano, directora del Centro Interdisciplinario de Tourette, TOC y Trastornos Asociados.

Los motivos de fondo son, sobre todo, genéticos y perinatales: bajo peso al nacer, tabaquismo o estrés extremo de la madre durante el embarazo, intoxicaciones, falta de oxígeno en el momento del parto, entre otros.

La buena noticia es que en el 75% de los casos, los tics desaparecen en la adultez. Sin embargo, la consulta médica es clave.

Más allá del tic

Es importante que aquellos padres con un hijo que padece un tic hagan la consulta médica. En lo posible, a un neurólogo especialista en movimientos anormales o a un psiquiatra infantil. “La razón es descartar otras enfermedades. Dependiendo de la extensión del área del neurodesarrollo afectada, los chicos, además de tics, pueden tener trastornos del aprendizaje, déficit de atención, problemas de control de los impulsos, ansiedad y trastornos obsesivos compulsivos (TOC)”, indicó la doctora Moyano, que es también jefa de la Unidad de TICS y Tourette del Instituto de Neurociencias de Favaloro y vicepresidenta de la Asociación Argentina de Trastornos de Ansiedad. Señaló que más de la mitad de los chicos con tics que trata, tiene, además, déficit atencional.

El tic puede desaparecer con la edad, pero los problemas asociados, no. Por esto, hay que consultar para saber con qué se lidia y cómo.

El tratamiento involucra a padres, maestros, neurólogos, psicopedagogos, psicólogos y psiquiatras. “Una terapia con buenos resultados es la técnica de reversión de hábitos -afirmó la doctora-. Consiste en enseñar a la persona a reconocer las sensaciones previas al tic. Y entrenarla para que, cuando siente que está por venir, haga un movimiento contrario. Por ejemplo, si el tic es llevar la cabeza hacia atrás, se le dice que lleve el mentón al pecho. Así se van extinguiendo las sensaciones molestas que dan origen al gesto”.

“La medicación se aplica cuando los tics son severos o estigmatizantes”, aclaró Moyano.

En casa, se aconseja a los padres “explicar a los chicos lo que tienen, para que ellos puedan contárselo a sus compañeros de clase”.

Los más comunes

Existen tics de todo tipo. Simples -movimientos de pocos músculos, como parpadear- y complejos, como saltar, hacer gestos obscenos o lanzar frases ofensivas. Según la doctora Ana Rozenbaum, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina, especialista en niños y adolescentes, los más comunes son los tics faciales, además de los de cabeza y cuello.

Tics faciales: guiñar el ojo, parpadear, fruncir la nariz o la frente, hacer muecas con los labios o silbidos.

Tics de la cabeza y cuello: saludar, rotarla, levantarla.

Tics de tronco y miembro: elevar hombros, brazos o manos, generalmente de un lado.

Tics respiratorios: resoplar, bostezar, carraspear.

Tics verbales: gritos, palabras, frases.

Mucho dolor y poco tratamiento

La doctora Moyano participó, junto al Licenciado Rafael Kichic, jefe de la Clínica de Ansiedad y Estrés de INECO, de una investigación en adultos con tics crónicos, que consistía en una encuesta online. Respondieron 742 argentinos de 18 a 70 años.

Sólo el 5% recibió tratamiento.

El 61% consultó por primera vez después de los 17 años.

El 41% recurrió primero a un psicólogo, el 19% a un neurólogo y el 16% a un psiquiatra.

El 73% no conocía los tratamientos conductuales, como la técnica de reversión de hábitos.

El 65% se negó a recibir medicación.

La misma encuesta midió cómo los tics repercuten en la vida privada. De los 120 adultos que contestaron:

El 88% sufre dolores.

El 85% siente que los tics interfieren con sus relaciones familiares y de pareja

El 70% se siente anormal, único o especial.

Prevenir las consecuencias emocionales de los tics es otro motivo para consultar a tiempo.

Tics o gestos repetitivos de famosos

 Del ámbito político

Para la desgracia de sus asesores de imagen, famosos y políticos muchas veces fracasan en disimular sus tics. Uno de los casos es el de Ramón “Palito” Ortega, quien saca la lengua al hablar más de lo común. La diputada Elisa Carrió sonríe cuando cierra una frase y también mira hacia el costado mientras habla. Eugenio Zaffaroni, juez de la Corte Suprema de la Nación, cierra los ojos con fuerza, mientras que el ex ministro de Economía Alvaro Alsogaray guiñaba uno de ellos repetidamente.

 Idolos teens

Zac Efron, protagonista de las películas de High School Musical en los Estados Unidos, se rasca compulsivamente los brazos hasta lastimarse. Y Robert Pattinson, galán de la saga Crepúsculo, tiene la manía de llevarse las manos a la cabeza constantemente.

Del pasado

Wolfgang Amadeus Mozart jugaba incesantemente con sus manos y golpeaba el piso con el pie. Por su parte, el escritor Samuel Johnson es un ejemplo de libro: emitía sonidos, como si rumiara o cacareara, movía los pies, giraba los dedos y torcía las manos.

 
Deja un comentario

Publicado por en 11 julio, 2012 en salud, Varios

 

Guía para prevenir las reclamaciones por presunta mala praxis médica, de cómo actuar cuando se producen y cómo defenderse judicialmente

Todos los médicos están expuestos a litigios judiciales por una presunta mala praxis. Más que a una negligencia médica, la mayor parte de las reclamaciones son debidas a un mal resultado o a una complicación imprevisible y/o inevitable de la enfermedad, del procedimiento diagnóstico utilizado o del tratamiento. Esto no es de extrañar, porque la medicina no es una ciencia exacta y su práctica comporta un riesgo para los enfermos. Por otra parte, el ejercicio dela medicina incide sobre los bienes más apreciados de la persona, la salud y la vida. Por tanto, es comprensible que los ciudadanos presenten reclamaciones cuando se producen situaciones que afectan negativamente a su salud y que, con o sin razón, atribuyan culpabilidad al médico. En los últimos años, se ha producido una tendencia al aumento de la litigiosidad contra médicos que puede atribuirse a las siguientes razones: 1) expectativas desmesuradas de los pacientes derivadas de los avances técnicos que hacen pensar que se pueda resolver todo; 2)pacientes más informados, a través de internet o por los medios de comunicación; 3) más conciencia de sus derechos, que justifica que los pacientes exijan relaciones más igualitarias con sus médicos y mayor respeto a su derecho a la autonomía; 4) insuficiente información de los riesgos inherentes a la exploración o procedimiento terapéutico que se propone al paciente, y 5) excesiva presión asistencial, con excesivas cargas de trabajo para el médico, que le limitan el tiempo disponible para cada paciente. Los médicos han recibido pocas enseñanzas sobre los aspectos legales de su práctica profesional y, seguramente, menos aún sobre los aspectos jurídicos relacionados con una reclamación. Muy a menudo, no conocen las disposiciones legales que regulan el ejercicio de la profesión médica, ni los derechos y obligaciones del médico para ejercer su actividad profesional en las máximas condiciones de seguridad jurídica, particularmente el respeto estricto a la autonomía del paciente para consentir acciones sobre su cuerpo. Esta guía pretende aportar información sobre las reclamación es por presunta mala praxis, la manera de prevenirlas, cómo afrontar la defensa en caso de un proceso judicial y cómo superar la crisis emocional que comporta para el médico una reclamación.

 
Deja un comentario

Publicado por en 26 junio, 2012 en salud, Varios

 

¿Tienes un Smartphone? Aquí algunas aplicaciones a considerar en la práctica médica

Los móviles se han convertido en la última década en parte inseparable de todos y cada uno de nosotros. Tanto es así que a día de hoy existe una penetración importante de estos dispositivos, más de un teléfono móvil por persona. En los últimos años han empezado a salir dispositivos portátiles mucho más versátiles con acceso también a Internet y con posibilidad de soportar pequeñas aplicaciones. Estamos hablando de Smartphones. Los iPhone, Androids, Blackberry´s, etc. representan casi el 40% hoy en día del volumen telefónico, se está estandarizando en todos los aspectos su aplicación en el día a día laboral.

Como decíamos, los Smartphones no solo nos proporcionan numerosas vías de comunicación ya sea a través de voz o datos, si no que también nos permiten cargar una serie de pequeñas aplicaciones o programas multimedia (app) que aumentan las capacidades de los dispositivos.

De los 4 sistemas operativos más importantes; iOS (Apple), Android (Google), RIM (Blackberry) y Window Phone, sólo los tres primeros cuentan con aplicaciones específicas de “medicina” por ahora. Dentro de este capítulo incluyen numerosas aplicaciones dedicadas a la salud, medicinas alternativas, ejercicio-deporte físico y bienestar y belleza; por lo que es difícil cuantificar de manera global cuántas aplicaciones son realmente médicas. Además no se segmentan por usuario, por lo que el número de aplicaciones que puedan interesarnos se reduce también. A pesar de todo este bagaje de tecnología no todas las aplicaciones resultan de gran utilidad, algunas mas que virales aumentan el volumen y la movilidad de nuestros dispositivos sin ninguna utilidad práctica, otras son utilidades no médicas que nos sirven para fortalecer nuestras destrezas y para enlazarnos hacia las verdaderas aplicaciones médicas. Este no es un capítulo completo, muchas aplicaciones caen en desuso y otras no logran satisfacer nuestras inquietudes. Si tienes un “Teléfono inteligente” y realizas tu práctica médica de manera cotidiana ya sea de forma hospitalaria, te recomiendo leas el siguiente artículo, probablemente no todas las aplicaciones descritas sean útiles para tí o para tu práctica, pero si podrán llenar alguna expectativa.

Descarga el artículo: Aplicaciones para Smartphone para la práctica medica

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 junio, 2012 en salud, Varios

 

Cómo se mueren los médicos…

Los médicos tienen más conciencia  sobre las limitaciones de la medicina moderna.

Pasan la mayor parte de su tiempo luchando contra la muerte. Pelean con bisturíes, cánulas, inyecciones y pastillas para salvar la vida de los demás. Pero cuando les llega su turno, algunos médicos eligen morir de otra manera.

Esta es la opinión del médico estadounidense Ken Murray quien en febrero de este año publicó un artículo afirmando que, dejando a un lado los avances más recientes de la medicina, un gran número de profesionales de la salud opta por una muerte tranquila, sin intervenciones cruentas e innecesarias.

Aunque este punto de vista está lejos de ser unánime, el artículo se volvió viral en internet y su autor recibió cientos de correos de otros médicos como él, que se mostraban de acuerdo.

“Yo creo que los médicos tienen suficiente conocimiento de la medicina moderna como para saber sus límites. Casi todos han sido testigos de lo que llamamos ‘cuidados inútiles’ aplicados a los pacientes”, le explicó Murray a BBC Mundo.

Él se refiere en particular a las situaciones en las que para resucitar al paciente se le presiona el pecho a riesgo de romperle las costillas, se lo perfora para conectarle un tubo a las vías respiratorias y se lo pincha con agujas intravenosas por diversas partes del cuerpo. Procedimientos que logran con suerte prolongar la vida de los pacientes por apenas unas horas o, en la mayoría de los casos, dice Murray, fracasan en su intento.

Culpa de la televisión

Pero si al momento de graduarse, los médicos se comprometen solemnemente a velar por la salud de sus pacientes, ¿cómo es posible que les administren una serie de cuidados que algunos consideran totalmente inaceptables para sí mismos? ¿No resulta una paradoja que los médicos terminen haciéndole a sus pacientes algo que uno -en palabras de Murray- no le haría ni a su peor enemigo?

“El problema es que los médicos no eligen qué se le hace a un paciente, sino que son los mismos pacientes los que eligen”, le dijo el médico a BBC Mundo intentando explicar esta contradicción aparente.

Y los pacientes, así como los familiares, oscilan entre la fe excesiva en la medicina y la ignorancia de sus alcances. Al final, todos descargan en el médico la responsabilidad “de hacer todo lo que esté a su alcance para salvarle la vida al enfermo”.

En parte, acepta, “se ha llegado a esta situación por culpa de los médicos”.

“Cuando se trata de la comunicación, los profesionales de la salud son terribles. Utilizan un lenguaje plagado de tecnicismos que resulta incompresible y los pacientes acaban con falsas expectativas de lo que va a ocurrir”, señala el médico.

Además, dice, con la influencia de la televisión y la sobreabundancia de series médicas que presentan situaciones totalmente irreales, a los médicos se les hace muy difícil hacerles entender a sus pacientes cuáles son las garantías de éxito de ciertos procedimientos médicos.

“Es casi imposible que la gente entienda que la resucitación cardiopulmonar (CPR, por sus siglas en inglés), por ejemplo, no es un método fabuloso”, dice Murray.

Según un estudio llevado a cabo en 2010 por investigadores de la Universidad de Tokio que analizó los resultados de la aplicación de estas maniobras -destinadas a asegurar la oxigenación de los órganos vitales cuando se detiene súbitamente la circulación de la sangre- de 95.000 casos, sólo el 8% dio resultados positivos.

“Mientras que en la televisión, el 75% de los casos de CPR da buenos resultados y es muy difícil luchar contra la televisión”, añade.

Indicaciones por escrito

Aunque la teoría de Murray está basada principalmente en sus observaciones llevadas a cabo durante más de 30 años de práctica profesional, un estudio publicado en 2003 por Joseph Gallo y otros investigadores de la Universidad John Hopkins, en Estados Unidos, indica que cuando hay que tomar decisiones respecto a la salud en los momentos finales de la vida, el 64% de los profesionales de la salud consultados, había dejado indicaciones por escrito de lo que querían y no querían que se hiciera con ellos, en caso de quedar incapacitados de tomar decisiones. En cambio, sólo el 20% del público en general lo había hecho.

Según le explicó a BBC Mundo Dan Morhaim, médico, político y autor del libro “The Better End” (Un final mejor), si bien hay médicos que deciden luchar contra su enfermedad hasta “las últimas consecuencias”, hay muchos otros que dejan instrucciones por escrito, “porque han visto lo que ocurre si no lo hacen: el enfermo es sometido a un proceso doloroso y tortuoso”.

“Yo a veces me he sentido culpable por hacerle cosas a un paciente que preferiría no hacer, pero en la situación actual, es imposible no hacerlo”, explica Morhaim en referencia a la obligación de los médicos de respetar los deseos de sus pacientes.

Por esta razón, está haciendo campaña para cambiar este sistema y alentar a la población a completar un formulario en el que dejen constancia de sus deseos para el momento final, algo que puede sonar razonable dentro de la cultura anglosajona pero quizá un tanto extraño para la idiosincrasia latina.

La muerte nos iguala a todos

En el otro lado del espectro, se encuentran médicos como Juan O’Connor, un oncólogo argentino del Instituto Alexander Fleming y la Fundación Favaloro, acostumbrado a tratar con pacientes terminales dentro y fuera del marco de los profesionales de la salud.

En su experiencia, la cercanía de la muerte es el punto que nos iguala a todos.

“Quizás es muy común escuchar en una conversación de médicos, que uno diga: ‘Si yo llego a estar como ese pobre hombre no quiero que me hagan nada, déjenme morir’. Pero esta es la opinión de muchos médicos desde un aparente estado de salud”

“Quizás es muy común escuchar en una conversación de médicos, que uno diga: ‘Si yo llego a estar como ese pobre hombre no quiero que me hagan nada, déjenme morir’. Pero esta es la opinión de muchos médicos desde un aparente estado de salud”, le dijo O’Connor a BBC Mundo.

“Pero cuando les toca a ellos, incluso sabiendo que el pronóstico de vida es malo, no se diferencian al resto de los pacientes”.

Es más, en su opinión, algunos médicos tienen incluso una negación más fuerte, y cuando el médico les revela su enfermedad, señala O’Connor, muchos evitan hacer preguntas sobre cuánto van a vivir y prefieren no ahondar en detalles.

Más allá de las diferencias de opinión, ciertamente, cuando BBC Mundo les preguntó a estos especialistas cómo morirían ellos, los tres coincidieron: quieren para sí una muerte en paz y digna.

Fuente: La Nación

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 junio, 2012 en salud, Varios

 
 
A %d blogueros les gusta esto: